28 de junio de 2011

Des hommes et des dieux

En un comentario de hace unos días, Josefina me había recomendado que mire esta película. Yo peleo contra lo acotado de la videoteca local y trato de llegar a las películas realmente notables en base a recomendaciones, cuestión de ahorrar tiempos. En este caso yo ya la tenía en mi poder por otra lista de películas “mejores del 2010” y por el ruido que hizo la película en Cannes.

Leía ayer acerca de las críticas de usuarios en el enlace a IMDB de más arriba, todos destacan en general que es una película acerca de la hermandad y del desafío de vivir rodeados de Islam, me parece que eso es hacerle poco honor a la película. La decisión de vivir en el monasterio y de relacionarse con el Islam va más allá de un empuje institucional, es expresión del trabajo de la Iglesia que multiplica el mandato de ayudar al prójimo.

Ignoro si los directores tenían en mente eso cuando hacían su película, uno de los miedos que tengo es que a lo mejor la lectura que hago escapa las intenciones originales de la cinta. Está muy bien eso de que la obra trascienda el artista, pero no se si este es el caso.Para explicarme un poco más les cuento como vi yo la historia y vemos si ustedes se encontraron con algo parecido.

image

Des hommes et des dieux es una película donde se juega la idea del martirio hasta el final y donde la vida en comunidad se describe con finísimo detalle, tocando algo que está prohibido en la cultura actual: consagrar tu vida a Dios y amar a tus hermanos de comunidad.

La idea de martirio y la decisión de encararlo se hace en conciencia y las motivaciones no son la falta de miedo, ni un trabajo de topo del abad para llevar a  todos a la muerte y menos todavía una idea de sacrificarse para lograr una comunión con el Islam. No, los monjes de la película responden hasta al final a su vocación porque esta tiene la marca de toda vocación cristiana, hacer la voluntad de Dios es lo que realmente te hace más persona, inclusive hasta dar la propia vida a manos de un asesino, o cambiando pañales durante años.

Si la ven no esperen unos súper monjes cargados con el silicio convirtiendo infieles a golpe de misa tradicional. No, se van a encontrar con unos monjes bastante comunes, con todas sus fallas, que cantan bastante mal -aunque los cantos en la película no están al azar, encajan muy bien- y que hacen el esfuerzo de encontrar el Islam bueno.

-¡Pero como estás con el Islam!-
- Y, por algo será…-
-¿Como es eso?-
- Es lo único que me hace ruido de la película, entiendo que Christian es un intelectual y que hace su esfuerzo, pero me molesta que esa haya sido la idea central de la película, cuando no lo es-
-¿Para vos cual es la idea central de la película?-
- Para mi lo principal es la vida de comunidad que se expresa en el capítulo donde todos votan por quedarse (La cena con el vino también y los paseos por la montaña); y el camino que recorren cada uno hasta aceptar el martirio como su vocación, escapando a la tentación de salir a buscarlo de manera temeraria o escapar.
- No se, me parece que el martirio se les viene encima…-
- Si, puede ser, la historia hace mártires sin planearlo. Pero en todo martirio hay elección y donde hay elección hay moral. Yo terminaría la película con una discusión acerca de si es correcto o no el haber encarado el martirio como lo hacen los protagonistas.
- No lo había pensado así -
- Yo si, hace días que le doy vuelta -

Comentario aparte merecen los paisajes, lo real del monasterio en si y como el director hace la pausa entre los acontecimientos con los cantos de los monjes, donde permite hacer una pausa y pensar.

Una escena que sacaría sería la de la muerte de los croatas y el comentario acerca de la colonización, que por polémico le roba protagonismo a la idea central. A pesar de esto espero que a esta altura entiendan que la película me parece excelente, impresionante y brillante, una de las mejores del 2010. Dos horas muy bien invertidas

¡Véanla!

6 comentarios:

  1. Me alegro que la hayas visto.
    Para mí la idea es narrar una historia de hombres, y hombres consagrados a Dios. Con sus más y sus menos.
    Me parece que los muestran muy parecidos a lo que pueden haber sido, lo mismo su comunidad, y también las situaciones que se dieron.
    Es como tratar de mostrar el último tiempo de una comunidad de trapenses que terminó con el martirio.
    Como religiosa, te confieso que me encantó y me ayudó mucho: vi la historia de unos hermanos que, dentro de su propio límite y contando con la gracia de Dios, pudieron ser fieles a Dios y a los hombres. Todos, el que se salvó también.

    ResponderEliminar
  2. Otra cosita: a mí los cantos me encantaron. Era un monasterio no un coro musical. Todavía hoy, cuando recuerdo la película, me vuelve a la imaginación alguna escena del coro.
    La pena que aquí en Baires, hubo algúnos pre-estrenos pero creo que aún no han conseguido darla al gran público.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Vienen pateando el estreno, ahora dicen que la semana que viene...

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que lo reflejas muy bien, Javier. La película no es una película de héroes sino de gente que tiene miedo, mucho miedo, que sabe que en cualquier momento la pueden matar: ahí está la escena de los croatas, la muerte como algo próximo, o cuando los integristas llegan a la casa por primera vez.

    Sólo el amor a Dios y a los hermanos musulmanes les da fuerza para seguir ahí: la escena de la Misa, cuando comulgan quizá por última vez, esto es revolucionario en el cine actual. Y no están ahí para convertir a los otros, sino para cuidarles, para amarles, otra idea revolucionaria.

    Sí, la belleza del paisaje, creo que se rodó en Marruecos, en el Atlas. ¿No es sorpredente ver paisajes nevados en el norte de África?

    ResponderEliminar
  6. La vi anoche, me encantó.
    ¡Muy buena!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...