24 de enero de 2012

Requetés– De las trincheras al olvido

image

De su periplo por España viejo tío Coque me trajo un libro espectacular, de esos que te quedan dando vueltas por la cabeza durante un par de meses. Gracias a Dios unas providenciales hemorroides me ayudaron a contar con tiempo suficiente para terminar las 950 páginas.

Se trata del voluminoso libro de testimonios de los requetés, ideal para un neófito como yo. Una introducción impresionante a una de las  caras de la guerra del 36 en España, una punta de la historia callada por años que viviendo en Galicia no pudimos percibir.

De más está decir que después de leerlo el Carlismo se me convierte en un tema de sumo interés. Los testimonios son de voluntarios que salieron a la guerra dejando la cosecha sin levantar y que dedicaron 4 años de su vida a defender la religión. No eran tipos de clase social alta o militantes fascistas sedientos de sangre, eran los descendientes de los soldados de las guerras carlistas que frente a la realidad se sintieron llamados.

Resulta increíble leer algunos de los testimonios donde los protagonistas dejan sus cosas de la casa y se van con lo puesto a “la guerra”. Cuando le comentaba esto a CP me´recordaba el resquemor de mi abuelo Roberto para con la guerra donde “los primeros que mueren son los mejores”.

En la lectura de la presentación en sociedad del libro, se resume una de las ideas principales que se repite sin mella a través de mucho de los testimonios (marco en negritas).

Hugh Thomas recapacita

Pero estos datos han llevado también al gran historiador de la Guerra Civil española, Hugh Thomas, a confesar en su epílogo al libro: "Debo reconocer que la lectura de estas líneas que conforman el libro de testimonios me han transmitido otra imagen sobre la nobleza y los ideales de aquellos requetés, ahora nonagenarios, que evocan con nostalgia, pero con igual pureza de convicciones, lo que sentían y lo que vivían en aquellos años cruciales. Verlo ahora, me ha hecho valorar y apreciar de otra manera ese contingente de fuerzas voluntarias del bando nacional que tan importante fue por lo que representaba y por lo que supuso militarmente durante la Guerra Civil Española. Me afeaba (se refiere a Ignacio Larramendi) que en mi libro no se reconociera el carácter voluntario, idealista, y en gran medida decisivo, que el carlismo tuvo dentro del bando de lo que se llamó los nacionales. Me ha dado ahora por pensar que la victoria a la que contribuyó Ignacio Hernando de Larramendi resultó ser usurpadora de los ideales de los que, como él, lucharon bajo las banderas de España y de la Cruz de San Andrés"

Lo expresó muy bien, al borde de las lágrimas, el nonagenario requeté José Alvarez Limia durante la presentación del acto, cuando dijo: "Nosotros luchamos con Franco. No luchamos por Franco", y la gente le apoyó con un cerrado aplauso.

Atraído por la mala costumbre de leer blogs me detuve en un comentario la mar gracioso –como dicen en España-:

Los requetés o carlistas, como queramos llamarlos, han sido una lacra para España desde el siglo XIX. Desde que Carlos de Borbón se mosqueó con su hermano Fernando VII (otro pájaro), por darle la corona de España a su hija Isabel II (otra que tal baila), los carlistas han ensangrentado España en tres guerras civiles en el XIX. la primera tuvo como consecuencia la pérdida de Navarra como Reino (el mantra de los nacionalistas, no olvidemos que Sabino Arana era de familia carlista, y aquellos polvos trajeron estos lodos). En la guerra civil del 36 apoyaron a Franco a ganar guerra. Se distinguieron por su ferocidad y crueldad. Franco les traicionó, jeje, al igual que a los falangistas. Qué tropa. Y ahora vienen con museos, libros, conmemorando ¿exactamente qué?

Lástima que el afable comentarista no tiene en cuenta a la religión en su resumen de un siglo de historia, lo dejamos con sus cavilaciones y nos quedamos con el trabajo de archivo que hicieron los autores para que lo tengan muy en cuenta.Dejé el libro en casa de los abuelos para que CP se divierta y navegue un poco esas aguas.

17 comentarios:

  1. Me lo traje de Pamplona justamente el último Agosto. Coinicido con el comentario. Libro absolutamente imperdible.
    Abrazo
    Muret

    ResponderEliminar
  2. Está muy bien resumido, Javier. Sólo quisiera aportar una frase de Prieto, uno de los jefes socialistas en la Guerra Civil, vasco, que decía con admiración que los carlistas son los soldados más valientes después de comulgar.

    Y añado que la mayoría de los carlistas vivieron felices los 40 años de Franco, lo malo para ellos vino con la Democracia y la desaparición electoral.

    ResponderEliminar
  3. Excelente libro. Coincido con el comentario. Para profundizar con más testimonios y fotografías, recomiendo el sitio de la Fund. Larramendi: http://www.larramendi.es/testimonios.requetes/

    Lamento disentir con Fernando. "La mayoría de los carlistas" no sé cómo los mide, pero existen numerosos documentos que hablan de otra cosa. En la Argentina, tras la toma de la sede de la Asociación Tradicionalista Española por parte de Lojendio (enviado de Franco) en 1938, con la pérdida de la famosa bandera de la Juventud Carlista de Buenos Aires y el cierre de los numerosos Centros Tradicionalistas Españoles que había por toda la Argentina (sólo en Bs. As. había tres de ellos), el carlismo argentino (fiel a Don Javier y a Fal Conde) no pudo sobrevivir en forma organizada.

    ResponderEliminar
  4. Me refería a los carlistas que vivían en España, Esteban.

    ResponderEliminar
  5. Siento discrepar respecto a esa visión de que los carlistas españoles vivieron tranquilos y cómodos con el gobierno de Franco. Tuvieron que soportar la traición que supuso la unificación organizativa forzada con los falalngistas, el cierre y/o incautación de locales y medios de comunicación, carcel para muchos de los más distinguidos y reconocidos carlistas (el propio D. Manuel Fal-Conde sufrio destierro), atentados como el de Begoña.... Si que hubo personas que con caracter individual se acomodaros a la situación incluso llegando a ser ministro de Franco. Pero el carlismo oficial, sus dirigente y sus bases, no podían ver ni a Franco ni al regimen que impuso tras la guerra. Un ejemplo. Antonio Lizarza, organizador del requeté navarro, narra como tras la guerra, visitando a veteranos requetes de la Alta Navarra, estos le apremiaban para echar a Franco de El Pardo, que aún quedaban escondidas muchas armas en los montes.

    ResponderEliminar
  6. No quise molestar a nadie. Me parece evidente que la gran mayoría de los que participaron y ganaron la Guerra vivieron felices los 40 años de Franco, y que su régimen fue lo más cercano posible al "Dios-Patria-Fueros". Comprendo que varios jefes se sintieran frustrados por no poder realizar una vida política normal, pero el Régimen no habría podido funcionar sin el Decreto de Unificación.

    Insisto en que no quise molestar a nadie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido plenamente. Fue una verdadera pena, pero así hubo de funcionar el Régimen desde entonces. Lo cierto es que, si Franco hubiera sabido lo que Juan Carlos de Borbón iba a hacer con España... hubiera cambiado absolutamente todo.

      Eliminar
    2. Habría*, perdón.

      Eliminar
  7. "neófito" es el recién convertido a una religión, o nuevo simpatizante de una causa. No creo que se trate de religión acá (espero que no), más bien de simpatías de derechas (y en eso no creo que seas muy neófito, más bien al contrario, je).

    ResponderEliminar
  8. Simpatía de derechas las tengo todas, sin duda :-)
    Leyendo el libro me quedé con que si no se habla de religión entonces no es carlismo, eso transpiran los testimonios y de eso carece el comentario que traje al ruedo.

    ResponderEliminar
  9. POR Franco o CON él al final tuvo el mismo resultado no? En una guerra hay dos bandos, o estás de un lado o del otro...en medio imposible. O sea esta gente apoyo a un golpista y posterior genocida dictador, PUNTO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvina, lo de dictador pase, pero lo de genocida ¿Por qué?
      Y el resultado no es el mismo, sobre todo para las concienciaas.

      Eliminar
    2. ¿Genocida?

      Venga ya, hombre. Rigor.

      Eliminar
  10. Hay cien mil desaparecidos en ESPAÑA! Eso siendo bondadosos,la guerra misma fue un HORROR. Cuantos tuvieron que huir!
    No se enjuició a los asesinos y la mayoría están muertos. De igual modo el significado histórico de HACER JUSTICIA y lo que representa por el bien de las generaciones venideras debería impulsar a buscar la verdad.
    Lo dudo mucho ahora, con la derecha gobernando España...todo lo contrario enjuician a Garzón.
    El resultado de la conciencia queda para cada uno, los HECHOS son los HECHOS y las balas de estos "religiosos" eran bien concretas y partían del mismo lado que el de Franco y mataban a quienes defendían la democracia.
    En fin.Ojalá un día los muertos tengan paz.

    ResponderEliminar
  11. Todas las guerras son un horror y en la española los datos hablan de unos 500000 muertos, algunos de ellos por ajustes de cuentas y limpiezas.

    De ahí a hablar de "desaparecidos" o genocidio hay un tramo largo de camino, puestos a contar tumbas habría que contarlas a todas.

    ResponderEliminar
  12. Las guerras civiles son aún más dolorosas si...Hay fosas comunes, hay gente de la que se desconoce el paradero (desaparecidos...?), hubieron fusilamientos, hubo un plan. Yo no hablo de tumbas de derecha o izquierda, hablo de JUSTICIA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvina, por tus comentarios anteriores estás habland claramente de defensores de la Democracia, de genocidio y balas de religiosos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...