16 de julio de 2013

100 días del Papa Francisco - La prudencia de no administrar la comunión en misas públicas.

En el contexto de mi entrada anterior voy tejiendo los cabos sueltos que había dejado en la citada entrada, empiezo por el uno porque es sencillo y rápido. Es acerca de La prudencia de no administrar la comunión en misas públicas.

Me parece que es destacable pero no es algo nuevo. Creo recordar que había restricciones en quien recibía la comunión en los viajes de Juan Pablo II y en el caso de Benedicto XVI lo ignoro, pero me parece que quienes recibían la comunión lo hacían luego de un chequeo previo.

Nota interruptora: Ojo con lo "nuevo"-¡todo parece ser "nuevo"-, en particular a los ojos de la prensa que nos quiere vender su Papa Francisco de consumo masivo y en cómodas cuotas.
Fin de la nota interruptora.

Bueno, que eso de no administrar la comunión en misas públicas no es algo nuevo está bien, y cabe considerarlo como algo importante para el Papa; algo importante para evitar noticias como la de Bagnasco digamos. La diferencia está tal vez en que para Papas anteriores lo hacían con una lista de acceso controlada y el Papa no evitaba distribuir la comunión, que me parece un momento muy importante de la misa.

Temas menores, sin duda.
De todos modos debe ser triste ver al Papa esperando en el altar mientras uno recibe la comunión... ¡Quevaser!.

De todos modos este tema menor me abre dos reflexiones:

La primera es que es probable que en honor a algún gesto o enseñanza, el Papa Francisco administre la comunión en el futuro a alguna personalidad significativa (¿En Brasil tal vez?). No es arriesgado elucubrar en este sentido ya que Iorgium Marium Bergoglio demuestra ser afecto a los golpes de efecto. Me reservo hablar de los gestos un poco más tarde, en otra entrada.

La segunda es que la misma prudencia en el obrar con la comunión habría que aplicarla en el hablar. Yo me sentía muy cómodo con el prolijo respaldo tipográfico de la catequesis de Benedicto XVI (¿Se acuerdan de Ratisbona y de la catequesis acerca de San Pablo?). El Papa Francisco viene manteniendo un ritmo de catequesis informales que es difícil de seguir para aquellos que no podemos leerlo todo al instante y que desconfiamos de las transcripciones fuera de contexto.

Ahí está la entrevista con el CLAR como caso más emblemático. Me lo anoté como punto a entender pero más de cara al contenido. Lo que me ocupa en estos días es como esto no es un problema a resolver como lo eran las traducciones lentas de los textos de Benedicto XVI, sino que es el modelo de gestión del Papa y vamos a tener que acostumbrarnos.



De todos modos no se que me quejo, últimamente tengo poco tiempo para leer y parece que los textos van apareciendo. ¿Cómo lo viven ustedes?

Y la otra pregunta que hago yo es ¿Qué consecuencias puede tener para la Iglesia? Es revolucionario pero a la vez riesgoso, cuando uno es papa decir que hay un Lobby Gay en el Vaticano es algo pesado ¿Como se va a manejar el Papa Francisco en el futuro?.

PS: Nada que ver, pero sumo una nota que me llamó la atención Francisco, el papa que nos declaró la guerra y después llamó por teléfono

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...