29 de julio de 2013

100 días del Papa Francisco - La oportunidad perdida de los Lefebrianos

Saqué la pregunta ¿es para siempre? de la lista original porque me parece que el ¿es para siempre? se confirma y abarca por lo menos el reinado del Papa Francisco. El título pasa a ser entonces una afirmación.

Evidentemente esto es futurología, pero no creo que por el lado de la FSSPX y Roma tengamos muchas novedades mientras Bergoglio sea Papa.

¿Qué datos tengo para tirar una piedra así en la laguna? Pocos y muy pocos, lo que arriesgo es a cuenta de que de ambos lados de la conversación Vaticano y FSSPX, el silencio es evidente. Y ese silencio es a cuenta de los primeros días de Francisco, pero creo yo que no hay muchas perspectivas a futuro.

FSSPX hizo una nota corta de felicitación y llamó rápidamente a La Reja para saber a que atenerse con la experiencia de los locales con el ex arzobispo de Buenos Aires. No conozco como habrá sido esa conversación, y tampoco cual es esa experiencia de hace años, pero lo que queda claro por lo que vemos en dici.org es que la recepción es tibia y poco entusiasta.

Tampoco vi nunca una noticia Bergoglio-La Reja. Dicho sea de paso.

Más complicado es el panorama con la noticia de estos días que registra Sandro Magister:  La primera vez que Francisco contradice a Benedicto. Esta noticia no afecta a la FSSPX específicamente, y tampoco al diálogo que hasta hace unos meses Benedicto XVI empujaba, pero marca una vuelta a una posible (posible, remarco) proscripción de la misa en el Modo Extraordinario.

De confirmarse eso estaría roto el puente que se construyó en todos estos años.

¿De quien es la culpa de esta oportunidad perdida? Visto el interés en la unidad de la Iglesia cuerpo de Cristo, de ambos lados del Tiber habrá que hacer un examen de conciencia y replantear la estrategia a futuro. A Pesar de eso, no deja de sonarme en la cabeza de que los que más perdieron están leyendo ahora dici.org.

Pope Francis

Resumiendo para los que no quieren leer lo de más arriba: estoy tirando fruta mal, pero así y todo creo que al Papa Francisco la FSSPX no le figura en la to-do list como a Benedicto XVI.

Lo que si me tiene pensando hoy es lo de la misa tradicional -aunque es prematuro arriesgar cualquier conclusión- y eso de la nueva actitud de Sandro Magister, que viene pegando muy duro desde hace un par de meses.

Da para agrandar la lista.

¿Qué importancia tiene todo esto para la salvación de mi alma? Creo que poco, salvo lo de la liturgia de alguna manera muy lejana.

5 comentarios:

  1. Lee tamien en Pagina Catolica y porque tanto encono con el antiguo rito? Deberemos desobedecer como el lo hizo cuando Benedicto autorizaba y el no? Ahora se entiende mas el tema de Aitachi y sus encontronazos y la prudente posicion de Grand pére

    ResponderEliminar
  2. No encontré en Página Católica la nota esa, en ese sitio ya dan por cerrado el tema. Como que Papa Francisco ya habría bajado la guillotina sobre Summorum Pontiificum.

    No creo que sea tan así.

    ResponderEliminar
  3. No sé mucho del tema, pero no tengo conciencia de que cuando era arzobispo estuviese en contra de lo que proponía Benedicto.
    Leí la entrada a que remitías sobre que Bergoglio contradecía a Benedicto, y no lo veo tan así.
    Me parece que puede estar actuando en un caso particular, y no por eso piense dar marcha atrás en lo de Benedicto.
    Benedicto mismo habla de rito 'ordinario' y de rito 'extraordinario'. ¿No puede ser que Francisco intente que no pase a ser lo ordinario -como pareciera en esa congregación- sino que quede, sí, como extraordinario; y considere que en este caso, por extralimitarse pareciera que crea divisiones...
    Pensando bien, creo que Francisco puede estar tratando de ser tan dialogante como Benedicto.
    Ojalá se entienda lo que quiero decir.
    Cariños a toda la familia especialmente a B.

    ResponderEliminar
  4. Hna Josefina, Gracias por los saludos, los desparramo en casa cuando vuelva del trabajo.

    Nunca se vivió con entusiasmo Summorum Pontificum en Buenos Aires, eso está más que claro si damos un poco de fe a los comentarios de algunos afines a ese modo de la liturgia.
    Desde la nota de Sandro Magister corrió mucha tinta y saco dos conclusiones:

    1. Hay que ver si jurídicamente el decreto está bien hecho, ya que no se puede prohibir la liturgia (en el modo que sea¡¡).
    2. ¿Por qué tanto foco en este tema? Parece que lo de estos franciscanos era complicado, muy compicado, pero no se ve este tipo de medidas para órdenes mucho más díscolas en temas centrales del Magisterio. Esto parecería ser una queja de jardín de infantes, pero me parece que algún peso tiene.

    ResponderEliminar
  5. En eso podés tener razón. También habría que ver quién es el que pone el foco ¿los medios, alguna corriente especial de la Iglesia, o quién? Por ahí las medidas existen pero no se hacen públicas.
    Lo de que no se vivió con entusiasmo en Buenos Aires, estoy de acuerdo. Hay otros lugares, países inclusive me animo a decir, que sí lo deben de haber acogido bien; ya que son probablemente muchos más que aquí los que se benefician con la Summorum Pontificum. Pero eso no quiere decir que Bergoglio, el arzobispo, no estuviera de acuerdo como para intentar, ahora Papa, darle marcha atrás. No es mi impresión al menos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...