16 de julio de 2013

Ya están terminando las obras en la parroquia y están muy bien

Siguen las obras para el Adiós feo altar de Sunchales, lean en detalle la muy completa nota de Avanza la obra de reparación de la Iglesia “San Carlos” donde se describe el avance de las obras y de donde tomo la siguiente foto ilustrativa.

Se puede ver el nuevo retablo con el Sagrado Corazón que antes estaba en la nave de la derecha, y las estatuas de Ntra Señora del Perpetuo Socorro (que era la advocación anterior del templo) y San Carlos Borromeo (Aunque la estatua no sea de este santo precisamente).

El resultado es muy bueno y los colores elegidos en el interior son acordes al conjunto. Igual me voy a permitir hacer algunas observaciones; observaciones que no hay que tener en cuenta porque las hago desde la comodidad del que no movió un dedo por lograr los cambios.
  • Me gustaría ver un estilo más recargado del conjunto, seguir con la línea decorativa del retablo en detalles del altar, de los escalones y del gran arco principal (el que ciñe el altar mismo)
  • Me parece que tanto la sede como el ambón son demasiado modernos, de todos modos son grandes y cumplen su función con comodidad. Agregaría un acceso lateral para subir a leer las lecturas.
  • El retablo no tiene la mejor iluminación, pusieron unas luces led demasiado fuertes a media altura. Haría falta una luz que lo ilumine de frente.
  • Las estatuas de San Carlos y la Virgen hubiesen quedado mejor si en lugar de ocupar la esquina hubiesen estado en el centro de cada lateral o con alguna suerte de baldaquino que los abrigue.
  • Deberíamos aprovechar la volada para llevar el coro a donde tiene que ir, atrás arriba. De todos modos la nueva ubicación está muy bien y es cómoda.
  • Se que en algún lugar están dos ángeles custodios para el altar. ¡Qué vuelvan los ángeles!
  • También estaría bueno usar la cruz procesional para lo que sirve e instituir una cruz sobre el altar mismo, como debería ser.
  • Los laterales del altar -donde termina el arco principal del templo- tienen una forma como cavada que no me gusta, pero eso va a quedar supongo.
  • Cosa de monaguillos: no queda mucho espacio para trabajar y moverse, lo padecemos cuando subimos con Santi. Evidentemente lo angosto del arco principal hacía imposible otra solución.
  • ¿Qué va a pasar con el espacio entre el altar y el retablo? ¿lugar para adorar con unos bancos?¿espacio vacío?
En fin, el resultado es muy bueno -a pesar de que siempre sueno puntilloso en los detalles- y es fruto de un esfuerzo muy grande de dos párrocos como José María Mezzabarba y Raúl Mazzini, gracias sean dadas a ellos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...