13 de agosto de 2013

Pelícano en el sur /1 y lo mucho que me gustó este libro

¿Vieron que les comenté en entrada de hace unos días que estaba disponible el primer libro surgido de Pelícano en el sur?. Si no recuerdan vayan a 10 leituras no día do Apostolo y pongan enmienda a tamaña falla, ahí van a ver que lo comentábamos y van a poder acceder también al facsímil original.

Yo de mi parte hice - por hartura - la lectura completa. Me lo debía por haber recorrido durante estos años una versión cuota por cuota en entregas de rss. La experiencia resultó muy gratificante, me encantó el libro y los 92 poemas se escurrieron como arena entre los dedos.

Arena seca, aclaremos.

Ahora mi cabeza sistemática se ve tentada a hacer un gráfico peculiar para organizar los temas y su frecuencia en el libro.

Muchos de los poemas y canciones (toda la experiencia de Pelícano en el Sur 1 es musical, de alguna manera) son acerca de temas recurrentes que giran en torno al otoño, al fuego y una soledad llena de paz.

El gráfico tendría un eje en el tiempo dividido en las estaciones del año con una referencia en cada punto acerca del fuego del hogar o la alabanza al otoño -aunque muchas veces van juntos-, seguro aparecería también un indicador acerca de la primavera y otro para el vino.

También aparecerían referencias claras al verano en la forma de los paseos en solitario por las sierras. Yo que pasé mi infancia por ahí donde marca el mapa de más abajo, fui transportado y seguí a una meiga entre reflejos de mica.




Hacer el gráfico no sería difícil ya que Eduardo tuvo la buena idea de reflejar las fechas de publicación, pero mejor no hago el ensayo, no hay que ponerle dimensiones a todo ¿No?. Valga la idea que me ayuda a hacer el resumen y los apura a ustedes a obtener la obra cuando todavía hace frío y es posible disfrutarlo frente a un fuego de leña.

Para tentarlos todavía más y para empujar a Vortice a una nueva publicación, me puse en la tarea de compartir una de las poesías. Dura labor, durísima labor. Hacer esto me hace tanta pena como la que Eduardo cuenta en Laguna, pero vamos a tomarlo con osadía.

La elegida es mientras y está teñida de guerra de Malvinas -o cualquier guerra- y esperanza.

jueves, abril 04, 2013

Mientras


Estoy mirando ahora
unas manos que juegan con mis manos
y unos ojos que ríen y me miran.

Estoy oyendo un canto
que como un ángel dice sus amores
y un laúd que acompaña sus desdichas felices.

Estoy oyendo el aire
de este abril en su furia
que aún cobija el sol, unos trinos, lavandas.

Mientras,
el rumor de una guerra
el estrépito gris de la congoja
un insomnio salitre
un odio helado como el viento
una boca perpleja que balbuce
el hambre
y las heridas, la tristeza
y esa nada
y la angustia de la nada
y su niebla.

Mientras.

Mientras
Estoy mirando ahora
unas manos que juegan con mis manos
y unos ojos que ríen y me miran.

Estoy oyendo un canto
que como un ángel dice sus amores
y un laúd que acompaña las desdichas felices.

Estoy oyendo el aire
de este abril en su furia
que aún cobija el sol, unos trinos, lavandas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...