20 de mayo de 2014

Leí completa la Revista Empresa 212

No puedo con mi genio, venía haciendo una lectura interesante y cayó en mis manos la nueva revista Empresa. Me hice un lapso de la lectura en curso para darle algo de bolilla a Empresa que se anunciaba con algunos títulos interesantes.

Para seguir el foco puesto en mi lectura anterior me puse a anotar furiosamente mis comentarios sobre la editorial. Adivinen que...

No me gustó.

A esta altura se preguntarán porque insisto. Es por un claro afán de encontrar en las diferencias, lo que escribiría yo si tuviese energía y tiempo. Y eso - en una cabeza inmersa 14 sobre 24 horas en el mundo de la empresa - es algo muy importante.

No me gustó en particular por el párrafo clave de todas las editoriales que es el párrafo del fin ultimo para el cual ACDE trabaja, que no es más que poner en práctica la DSIC. En cambio, editorial tras editorial, la revista Empresa insiste en eso de "un nuevo orden proempresa sustentado en valores" o algún sinónimo biensonante.

A pesar de ello si hay dos ideas que marqué como buenas y que traigo como cita:

Necesitamos volver a los ‘fundamentos’ del desarrollo económico con equidad y progreso social y, para ello, se requieren más y mejores empresas que puedan generar no sólo negocios sino principalmente más y mejor empleo genuino, que puedan capacitar y formar permitiendo que las personas se desarrollen y progresen con dignidad, sin subsidios ni clientelismo.

Desde el lado empresario, necesitamos mejores empresas que arriesguen capitales, propios y ajenos (inversores) aceptando la sana competencia, local y extranjera, para compatibilizar rentabilidad con que los consumidores sean beneficiarios finales de la actividad empresarial; empresarios que paguen impuestos, sean transparentes, trabajadores y que, con su ejemplo y capacidad personal sean un modelo para los ciudadanos y los potenciales nuevos emprendedores.
Después salté a la nota del presidente saliente, que nos ayuda a entender su tarea y que me gustó mucho.Luego a una nota entrevista con Landrú que ocupa varias hojas pero que no disfruté especialmente y una nota de panorama económico argentino que leo con atraso a los tiempos que corren.

Ahí salté a una nota corta pero que me pareció excelente y que encontré en el blog del autor.

El resto de la revista lo recorrí rápidamente y destacaría "Vivir en borrador" como lo más interesante, los invito a leerlo en el número completo. Mientras yo sigo con mi otra lectura y dejo en la mesa de luz el número 213 que ya me llegó y el documento de Aparecida, que sigue esperando su hora.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...