12 de diciembre de 2014

Es el Paraiso un lugar?

Preocupado por la discusión en torno a los comentarios del Papa, de que el Paraiso es más un estado del alma que un lugar, consulté a mi teólogo de cabecera y tuvo unas palabras muy esclarecedoras:

Paso a hablarte del tema que me preguntas: la cuestión es: “¿Es el cielo un lugar? Y si lo es, ¿se sabe dónde está situado?” La doctrina ortodoxa y tradicional de la Santa Iglesia afirma sobre este tema más o menos lo siguiente: Ninguna de las dos preguntas puede contestarse con certeza en este mundo. La Divina Revelación nada dice, y la Iglesia nada ha declarado oficialmente. Es cierto que hay en la Sagrada Escritura muchas referencias, por ejemplo en el libro del Apocalipsis, a la “Jerusalén Nueva y Celestial”, que constituirá la ciudad de los bienaventurados; pero podrían ser imágenes simbólicas.

La razón teológica tampoco puede precisar gran cosa por su cuenta. Es evidente que antes de la resurrección del cuerpo puede concebirse perfectamente el cielo como un estado del alma, en el que ha encontrado su plena perfección y felicidad, sin que sea preciso recurrir a un lugar determinado. Y aún después de la resurrección de la carne no es absolutamente necesario que el cielo sea un lugar concreto y determinado. Porque, aunque es cierto que el cuerpo, por muy espiritualizado que esté, continuará siendomaterial y extenso y tendrá que ocupar, por consiguiente, un determinado lugar, no se sigue de esto que el cielo sea necesariamenteun lugar concreto y común a todos los bienaventurados. En absoluto, cada bienaventurado podría tener su “lugar” y su “cielo” particular, ya que lo esencial al cielo es la visión beatífica, y ésta puede realizarse en cualquier parte donde Dios quiera manifestarse a través del llamado lumen gloriae. Cada uno de los bienaventurados podría ver a Dios en un lugar distinto del de los demás, habitando cada uno en una estrella del firmamento. Se podrían hacer muchas consideraciones más, dentro del tratado teológico de la Escatología. Nada se puede afirmar con certeza sobre si el cielo es un lugar y dónde esté situado en caso de que lo sea.

Personalmente, tengo mi opinión, pero que es solamente mi opinión sin ir más allá de esto: y es que es que el Cielo es un lugar en el que todos viviremos en la perfecta felicidad de la visión beatífica. Lo pienso por dos razones: primeros porque San Pablo y San Pedro hablan de “Cielos nuevos y Tierra nueva”, y San Pablo habla de que toda la creación “gime esperando la redención de los hijos de Dios”. No pienso que Dios haya creado aún los seres materiales, para después destruirlos, sino para transformarlos, y para restablecer al hombre como administrador de esta Nueva Creación restaurada por la gracia de Cristo. Sino no se entenderían del todos los “Cielos nuevos y Tierra nueva”, me parece. Pero es sólo una opinión.<

Espero que te sirva la explicación. Así que en esto el Papa no ha dicho algo estrictamente diferente de lo que dice la la Teología Católica tradicional. De hecho, hablando del infierno, cuando grandes Padres de la Iglesia se preguntan sobre “¿Dónde están las llamadas Mansiones de ultratumba”, de las que habla la Sagrada Escritura, dicen esto: San Agustín: “En qué parte del mundo esté situado el infierno, no creo que nadie lo sepa, a no ser que se lo haya revelado el Divino Espíritu ”; San Gregorio Magno dice: “No me atrevo a definir temerariamente nada sobre este tema”; San Juan Crisóstomo: “No preguntemos dónde está el infierno, sino qué hemos de hacer para evitarlo”; y Santo Tomás de Aquino: “No creo que el hombre pueda saber dónde está el infierno”. No hay declaración dogmática alguna de la Iglesia sobre este tema. Por lo tanto, no pertenece en cuanto tal al depósito de la Fe Católica. Fundamentalmente, los datos de la Fe pueden salvarse diciendo que lo que afecta a las almas separadas es un nuevo estado (de salvación, de condenación, o de purificación), pero no un lugar determinado. Sin embargo, la opinión que asigna un determinado lugar a las almas separadas, aun antes de volverse a reunir con sus cuerpos resucitados, es la más probable y, desde luego, la mas común en los teólogos.

Street Painter

Cómo verás no es lo mismo, tampoco, la pregunta sobre “si el Cielo es un lugar” o sobre “si existen las mansiones de ultratumba”. Complejo. Espero no haber “mareado” con todo esto al ingeniero informático.

¡Perdón por lo larguero! Es para que te llenes de gozo contemplando las maravillas que Dios prepara para los que lo aman. Abrazo en Cristo Rey y María Reina.

Preservo el nombre del teólogo porque se expresa con opiniones personales y no me autorizó expresamente a publicar esto con su nominación.

Me gusta el modo lógico de hablar el tema, es bien educativo.
Ojo con ir a la Summa Teológica porque ahí se refiere al Paraiso morado por Adán y Eva.

Actualización: corregí donde decía en el primer párrafo "estado de la mente" por "estado del alma", se ve que en mis cavilaciones cité mal el original. Vayan siempre a la fuente, que los amaateurs solemos transcribir con desvíos.

2 comentarios:

  1. Upa, cité de memoria y tergiversé todo el sentido!!
    Voy a corregir

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...