23 de enero de 2014

41 años y 10 años

Hoy estas manos cumplen 41 años y nueve meses camino a la casa del Padre. Y digo "camino" porque todavía no llegué y porque si fuera el Padre no me dejaría entrar a mi mismo :-).

Toca este año trabajar mucho el día de mi cumple y posponer las efusiones hasta el fin de semana, porque estoy en semana monástica en Sunchales mientras los chicos y Bárbara se dan gran vida en Bella Vista.

Toca este año también un aniversario muy notable, este blog cumple 10 años de publicación ininterrumpida, lo festejaré especialmente recordando tantas cosas buenas que me trajo y disfrutando de una semana de vacaciones en Bella Vista.

Toca celebrar el haber superado los 40 con algo de pelo en la cima, aunque hay que decir que hay cada vez menos gauchos en la pampa. Lo documento para vuestro escarnio, que sea el castigo por seguir leyendo este blog que ya entrará dentro de un par de años, en la plena adolescencia.

14 de enero de 2014

100 días del Papa Francisco - ¿Hay progresaurios agrupados después del Papa Francisco?

Encaro con esta la última nota terminar el listado de 10 artículos que me propuse en su momento con aquel largo opúsculo de 100 días del Papa Francisco. Era una licencia dentro de la visión de llamarme al silencio y rezar, pero tengo la lengua larga y no pude contenerme, surgieron unas 10 notas junto a varios artículo para una encíclica y una exhortación apostólica. Se me fue de las manos, el blog está todo Papa Francisco.

Firmemente hoy encaro este último comentario y pretendo terminar de leer la exhortación y pasar luego al documento de Aparecida para luego dejar esta fiebre francisquista.

En fin, a lo nuestro del progresismo agrupado.

Una de las cosas que esperábamos después de la elección de Bergoglio era que el ala progresista de la Iglesia se transformara en una fuerza poderosa liderada por él mismo y con una identidad clara. De la misma manera que había hecho de Buenos Aires un lugar para los suyos y que nuestras mentes obtusas lo habían etiquetado como tal – como progresista -, esperábamos que la Iglesia pasaría por el mismo proceso.

Francisco resultó ser un fino estratega político y ahora -meses después de la elección- no se puede hablar de una deriva progresista en la Iglesia, la realidad es mucho más compleja que esta versión de Star Wars que tenemos en la cabeza (bien contra el mal en su versión tonta). En mi imaginación melifluente me había imaginado un progresismo triunfante, ¡Que ignaro!

Como mínimo se puede decir que todo sigue en su lugar y los progresaurios no perdieron razón de oposición a Roma, lo único que tienen hoy es la delicadeza de empezar sus artículos con alabanzas a Francisco. Esto puede durar por unos años siempre que la prensa siga vendiendo al Papa en cada portada, pero no quita que en el fondo todavía tienen camino para recorrer para hacer de la Iglesia lo que ellos consideran mejor.

Sea lo que sea eso.
Sea que tengan identidad propia como lobby, que no creo. 
¿Satanás es progre?.
¿Un progresista es lo mismo que un progresaurio?
¿Qué es un progresista? ¿Un modernista?

La verdad de la milanesa está en cuestiones como la designación de obispos y cardenales. Si bien son realidades que en la historia de la Salvación poca incidencia tienen, - salvo que alguno de los designados se transforme en santo o mártir-, si un obispo está comprometido con un lobby declarado, es grande el daño que puede realizar para su iglesia y para la Iglesia.

Y ahí no hablamos de etiquetas como progre o tradi, sino de compromisos adquiridos para con promotores, ayudas y maestros en una carrera eclesiástica en ascenso. La  lepra que denunció hace poco el propio Papa Francisco y donde ahí aparecen los “mios” y los “tuyos” y la acepción de personas que Cristo nos encomendó no realizar. Ahí es donde lo tenemos difícil y fácil a la vez, es fácil identificar a sus gustos porque todos los candidatos tienen prontuario, y muy difícil saber si van a ser santos o no.

¡Dios ayude al papa Francisco a elegir obispos y cardenales santos como San Carlos Borromeo que ilustra esta nota!.


Y con esta petición termino la serie de notas de los 100 días del Papa Francisco, que ya dejaron de ser 100 hace rato.

Primera Comunión de Santi y Pomi

El sábado tuvimos este magno evento, en realidad el viernes con la Primera Confesión de Santiago y Tomás. Siguiendo la que ya es tradición de la familia de priorizar a Bella Vista como el lugar donde los chicos dan un paso tan importante.

Tiene su complejidad, incluye explicarle a nuestros coparroquianos de Sunchales el porqué de una medida tan rompedora con las tradiciones locales y además implica un compromiso muy peculiar nuestro para con la formación de nuestros hijos.

También tiene su tema eso de que Tomás haya recibido el Cuerpo y la Sangre de Jesús a los 7 años, Tomás es el petardo que todos ustedes conocen y aplicamos con el la esperanza de que la vida de Gracia oriente su camino. Fue un acto de Fe de los padres :-).

El día fue increíble y las anécdotas miles, ahora empieza un camino más liviano para nosotros los padres: cada Domingo Tomás y Santi van a tener una ayuda extra para ser santos. Hay que agradecer especialmente al cuñado A que prestó tiempo de sus vacaciones para preparar a los chicos y ejercitar una dosis especial de paciencia.

De paso aprovechamos, hicimos la foto oficial y cargué muchas instantáneas del día en Flickr.


13 de enero de 2014

Leo Evangelium Gaudii ¿Y Ustedes? II

Sigamos con la exhortación encíclica dek Papa Francisco. El único que está haciendo una lectura detallada es José Alberto Fernandez, pero no lo estoy siguiendo. ¿Conocen a alguien más?

Leí 63 y avanzo como tomando una pastilla diaria, de a poco.


De este punto me llama la atención de que parte del diagnóstico acerca de la tibieza de algunos cristianos no es propio de la falta de Fe sino que es fruto directo “…de unas estructuras y a un clima poco acogedores”. Este es un planteo nuevo, para pensarlo ¿La falta de Fe no suele ser el camino para nuestra tibieza? Yo detrás de cada excusa de alguien para no asistir a misa veo señales de tibieza y excusas que son anteriores al problema. "No voy a misa porque  ahí van muchos que se la dan de buenos y son unos crápulas bárbaros..."

Bien por el 66, yo le sumaría la visión sacramental ¿No?

Muy lindo 68 al 70, a pesar de que eso final de “y nuestra dificultad para recrear la adhesión mística de la fe a un escenario religioso plural” que lo cierra, escapa a mis capacidades.

Y después salta a lo urbano y a mí lo urbano me llama al estudio del fenómeno en sí, y también a esdo de que es muy deprimente. Lo urbano es triste.. No me gusta cuando hay que pensar en “urbano” en contra de lo “rural”, me parece que hay realidades intermedias o que serían materia para sociólogos. De todos modos el análisis del Papa es super interesante y yo sé que le va a gustar a muchos.

Nota aparte para un guiño a toda la clerecía circundante argentina, el Papa pone –por primera vez en su pontificado, creo- el mantra total de los sermones y textos inspirados: nos trae el verbo suscitar.

¡Suscitaaaaaar!

Es como una de esas palabras clave que lo destraban todo, suscitar el la llave de la Acción del Espíritu Santo, también de la Nueva Evangelización, también de todo aquello que no podemos controlar en la mente del otro y que queremos comunicar, es la comunicación en sí, ¡Es la bomba!. ¡Suscitemos a mano llena!

Bien por 77, super necesario –clave, diría- y lo reflejaba mi párroco este fin de semana en un comentario Facebook.

CUANTO MÁS LEJOS TE LLEVE EL CAMINO EXTERIOR, MÁS PROFUNDO DEBE SER TU CAMINO INTERIOR.

Muy bien por “Si al desafío de una espiritualidad misionera” y “No a la acedia egoísta” muy parroquiales. En general diría que esta exhortación es un documento bien parroquial, bien de tu Iglesia, llena de referencias para que tu párroco amigo sea activo evangelizador. En eso Francisco enfoca su experiencia de obispo preocupado por sus ovejas.

El Papa hace su diagnóstico de la realidad eclesial y va largando exhortaciones del tipo ¡no nos dejemos robar…!  Y entre ellas una exhortación “No a la mundanidad espiritual” que me parece escrito para este blog. Vean sinó, es el único párrafo que creo que les voy a pedir expresamente que lean.

Palo duro para este gallinero, quienes nos dejamos tentar por lo que allí describe el Papa Francisco, no solo somos egoístas sino que nos transformamos en un obstáculo.

Luego de esto pasamos al capítulo tercero que voy a comentar más luego.

9 de enero de 2014

10 lecturas en el día de San Adrián de Canterbury

Tengo mucha lectura atrasada por el Diciembre furioso que tuve, muchas cosas que me gustaría ir leyendo en una tablet o algo similar (flipé con el Kindle de Cata, si puedo subir a feedly ahí se me vuela la cabeza).
Mientras tanto vayan para ustedes estas 10 selecciones que hacemos nuestras en el día de San Adrián de Canterbury que cuenta en su curriculum un largo camino al norte y un no al Papa.

  1. La primera lectura es triste y es Llegó la hora de pasar página y despedirme donde Dom Gregori María se despide y perdemos todos.
  2. Muy lindo Lope de Vega en Zona de Insomnio y le sumo lo de Madrigal de enero
  3. Bien por De cómo secuestrar al Papa (y a su palabra) que es un error en el cual debo estar cayendo a menudo en mis últimas entradas.
  4. Hay Ecos en la biblioteca, el día que tenga mi casa va a haber dos cosas: biblioteca y chimenea. 
  5. Vayan a Compostela y escuchen el Emmanuel de Bad Religion, muy bien. Lo luden equilibrar con Ecce advenit, pero va a ser difícil.
  6. El Sindrome de la Castafiore con una visión del aborto que me gusta. No hay debate posible.
  7. Escéptico me dejó el opúsculo de Castellani en Pesimismo y realidad pero si tienen mucho jugo los versos que cierran la carta. 
  8. ¿Qué les pareció Islamismo y Cristianismo. Donde trastabilla el diálogo?.
  9. Sutilezas del creador para ustedes
  10. Y para cerrar algo liviano pero entrador en Le pape Francois el Léon Bloy
La addenda gráfica es para la serie de "Selfies" de lines and colors, en particular este de Van Gogh donde se ven sus intentos.


6 de enero de 2014

100 días del Papa Francisco - Como hacer para rescatar el mensaje central de la catequesis del Papa Francisco. ¿Era más fácil hacerlo con Benedicto XVI?

Cuando pongo el título en “Como hacer para rescatar el mensaje central de la catequesis del Papa Francisco. ¿Era más fácil hacerlo con Benedicto XVI?” lo que importa es la pregunta del final. Recorridos los 10 meses de Bergoglio me parece que se puede concluir que entender si el concepto teológico del pensamiento del Papa está en ruptura con la tradición, es un tema que nunca voy a poder entender, me falta la materia prima.

De última lo que importa de Papa Francisco no es tanto explorar su coincidencia con los pastores anteriores, sino que (digamos con alguna liviandad) solo se puede hablar de entender como quiere revisar algunas cosas.
   

Lo notable es que no deja de ser un desafío intelectual, y contrastarlo con Benedicto XVI es una buena manera de emprender el camino.

Y puestos a trabajar de esta manera la pregunta del post es casi una pregunta retórica y para mi tiene un arista clave: Benedicto XVI hablaba con la voz de la Iglesia y se permitió solo dos conceptos nuevos. Esos dos conceptos nuevos son el “relativismo” al cual dedicó mucho tiempo, y la “hermenéutica de la continuidad” que es bien propio de su pontificado. No sé si ustedes recuerdan alguno más, yo creo ver esos dos.
- Bueno, pero ahí estás errando Javier-
- ¿Por qué?-
- Porque Francisco solo tiene un concepto como ese que mencionas, es la “misericordia” y en torno a eso está centrando su pontificado.-
Puede ser, en todo caso se nos pide que entendamos la actividad pastoral en ese contexto de misericordia, el estar “en salida”, la periferia, el discipulado misionero y muchas cuestiones más que son propias de Francisco y ahí la cosa cambia. Especulo que Benedicto XVI hubiese empleado palabras como caridad, evangelización, pobres, santidad, oración, contemplación, etc., ideas que la Iglesia viene trabajando desde hace 2000 años.

Al nivel del lenguaje y las ideas me resultaba más fácil entender a Benedicto XVI. Son mis limitaciones.

Pregunta respondida, creo.

Ojo, del último post de la serie de los 100 días del Papa Francisco me quedó pendiente responder a este comentario:
 ¿Tenés 30 lectores, en un blog en 2013?
Guau, grosso :-)
Igual, dudo que un blog pueda servir para eso. Lo de "solo se trata..." no me quedaba claro si lo decías vos o lo ponías en boca de otros (otros tradis? :-) ) Que están "dejando pasar el tiempo"... eso lo creo, pero en otro sentido, y hace unas décadas o siglos. Vivir de rentas.
Creo que el nudo de la cuestión (nuestra, digo; de los católicos de tendencias y/o formación tradi), que motiva esa "resistencia" y ese disgusto ante el magisterio "informal" es ... lo que vengo diciendo: el convencimiento de que ya tenemos las cosas claras, y que el papa debería tenerlas tanto como nosotros, y decirlas al mundo para que el mundo escuche.
Este convencimiento niega de plano otra posibilidad: que (en temas morales, sobre todo; puesto que por aquí pasan los problemas) la Iglesia "sepa" menos de lo que imaginamos, y que ella, y nosotros, tengamos que ir aprendiendo en esas materias, y que ese aprendizaje sea trabajoso, penoso, falible, y que en buena medida solidario con ese "mundo moderno" que sería más cómodo execrar (al modo del p. Saenz).
Decís, por ejemplo: "no estoy de acuerdo con la catequista que le canta las 40 al hijo de separados en nueva unión". Ahora bien, ese no-estar-de-acuerdo tuyo (digo yo, no sé), suponiendo que sea un estar-en-la-verdad (y no mera cuestión de modales), es algo que aprendiste (aprendimos) en estos años. Nuestros abuelos católicos (digamos) habría estado de acuerdo con la catequista; incluso te habrían reprochado que digas "separados en nueva unión" cuando deberías haber dicho (para "estar en la verdad", para no andar con eufemismos) "adúlteros" o "pecadores que viven en concubinato". ¿Debemos lamentarlo? ¿No te parece que, como parte de una sociedad, los católicos vamos aprendiendo -o intentando aprender- ciertas cosas? ¿Es sólo un cambio de lenguage? ¿Es un progreso, en algún sentido? Es sólo un ejemplo. Son preguntas que el tradicionalismo no gusta de hacerse, porque eso no alimenta ese sentimiento de autosuficiencia, de desdén por el mundo, que les es tan necesario.
Me va a llevar unos días más :-)

Leo Evangelii Gaudium ¿Y Ustedes? I

A duras penas voy leyendo la exhortación apostólica del Papa Francisco, lo complican el tiempo de estos días de fin de año tan agitados. A pesar de eso avanzo y lo hago movido por tres condimentos especiales que surgen de mi lectura atenta, y que en mi caso son las cosas que me cuestan a la hora de entender el mensaje.

  1. El primer condimento es el relacionado a que el papa Francisco es porteño. Es probable que fuera de estas orillas del Río de la Plata nadie entienda lo que eso significa, tanto a la hora de entender el modo de hablar como lo modismos y el rechazo que eso provoca en quienes nos fuimos la ciudad del puerto y sufrimos desde el interior ese suave yugo de las diferencias. Es un preconcepto regional poco caritativo y lo estamos asimilando con el tiempo.
  2. El segundo condimento viene como consecuencia de ese ser porteño. Surge en la necesidad constante que tiene el papa Francisco de llamar a la alegría y de liberar los preceptos de la iglesia del yugo que representan para lo que fue la generación que vivió su infancia. Buenos Aires es una ciudad grande fría y llena de dolor, vivir en el corazón de Buenos Aires debe haber enfrentado al Papa francisco con muchas situaciones insolubles donde la fe es la única esperanza de alegría. Pero vivo una realidad distinta, una realidad diametralmente opuesta donde mi tentación no es el desánimo y la marginalidad sino que lo que puede afectar mi camino de santidad es la liviandad y la tibieza espiritual.
  3. El tercer condimento es eso de estar en salida y otros palabros nuevos. Hace un tiempo en misa una persona micrófono en mano dijo una burrada valorando a una iglesia llena de fieles orantes como una falta de compromiso con los demás, y lo hizo con un contundente "es lo que nos pide Francisco". Los neologismos que vienen con la lectura de Francisco -él mismo los denomina así- requieren un análisis completo y a veces son tantos que se acumulan y se transforman en más importantes que lo que quieren comunicar.
De todos modos hasta ahora - en la página 33- encontré una serie de cosas muy interesantes

Primero la evidencia de que el Papa es un comunicador nato, maneja con habilidad esos neologismos que acuña y sabe causar efecto. Vean sino el 45 con un resumen del programa de pontificado.

Segundo eso de que hay pasajes muy difíciles de entender como el 39, vean lo que marco en negrita:
39. Así como la organicidad entre las virtudes impide excluir alguna de
ellas del ideal cristiano, ninguna verdad es negada.
No hay que mutilar la
integralidad del mensaje del Evangelio. Es más, cada verdad se comprende
mejor si se la pone en relación con la armoniosa totalidad del mensaje
cristiano, y en ese contexto todas las verdades tienen su importancia y se
iluminan unas a otras. Cuando la predicación es fiel al Evangelio, se
manifiesta con claridad la centralidad de algunas verdades y queda claro
que la predicación moral cristiana no es una ética estoica, es más que una
ascesis, no es una mera filosofía práctica ni un catálogo de pecados y
errores. El Evangelio invita ante todo a responder al Dios amante que nos
salva, reconociéndolo en los demás y saliendo de nosotros mismos para
buscar el bien de todos. ¡Esa invitación en ninguna circunstancia se debe
ensombrecer! Todas las virtudes están al servicio de esta respuesta de
amor. Si esa invitación no brilla con fuerza y atractivo, el edificio moral de
la Iglesia corre el riesgo de convertirse en un castillo de naipes, y allí está
nuestro peor peligro
. Porque no será propiamente el Evangelio lo que se
anuncie, sino algunos acentos doctrinales o morales que proceden de
determinadas opciones ideológicas. El mensaje correrá el riesgo de perder
su frescura y dejará de tener «olor a Evangelio».
El 39 me despista.

Tercero es de destacar que en la exhortación hay cosas realmente buenas, como 34.

Cuarto me llamó la atención el cierre de 32, léanlo y me cuentan ¿atribuciones de autoridad doctrinal? Creo que en un mundo relativista eso es tirar una bomba.

Quinto y último es la evidencia que más que una exhortación Francisco no está dando en este documento una encíclica, aunque no lo quiera decir.

Bueno, sigo leyendo y voy por el 63 buscando con avidez el reflejo de la DSIC en el entendimiento que tiene nuestro Papa argentino de la economía y sus problemas. ¡Avanti!

PS1: No encontré mucho análisis como este, ¿la gente está vaga para leer? ¿Cómo hacen después para hablar de "lo que dice Francisco"? Tsk Tsk (con mirada inquisidora).
PS2: Genial la caricatura hecha por DonkeyHotey que uso par ilustrar esta nota, buen trabajo en la posición de las manos y en el mentón.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...