26 de febrero de 2014

Leo Evangelium Gaudii ¿Y Ustedes? IV

Sigo leyendo, con sumo interés y con dos conceptos que me parecen importantes de este documento: la idea de Pueblo y las realidades terrenas de la evangelización.

Lo de pueblo ya lo iba detallando en la entrada anterior. Hay que desarmar la idea de pueblo del Papa Francisco, y hay que hacerlo a fondo para encontrar el argumento de la verdad a la hora de hablar con la prensa o con un francisquista ultramontano. La apologética incorpora de ahora en más la frase “Eso no lo dice el Papa Francisco cuando habla de pueblo”.

Vean sino el punto 207 donde condena a la desaparición a todas nuestras parroquias, marcando un vicio muy común de aquellos que nos escudamos en nuestra “vida parroquial” para acallar la voz de la conciencia que nos llama a evangelizar. Eso no es ser pueblo.

Pero no adelantemos la película, hay otros puntos interesantes:

Por ejemplo en 211 donde el Papa nos lleva realidades de Buenos Aires a transformarse en problemas de la humanidad, o el 214 donde deja a salvo  a la dignidad humana pero a la vez abraza al progresismo como algo positivo. Y en un modo particular en 230 donde redefine la diversidad como otro valor positivo, de la misma manera que el Humanismo más adelante.

También el 232 donde lo importante es convocar y tener ideas que no estén fuera de la racionalidad de la gente. Y después viene 240 y 241 que son una gentil referencia a la Doctrina Social de la Iglesia, pero esperaba mucho más.

Luego de este esfuerzo uno entra de lleno en el capítulo quinto donde está el disonante 267 y un montón de referencias a la idea de pueblo que quedó inconclusa más arriba y que creo que a esta altura todos deberían hacerse leyendo el documento. Yo como guía les diría que lean 264 y 265, todos los párrafos de “El gusto espiritual de ser pueblo”

A mi lo que me ocupa de la palabra pueblo es que entiendo que es algo más complejo de la Comunidad de los Santos y creo que no queda claro si es un concepto en el cual la Salvación deja de ser personal y solo es comunitaria. Lo estoy pensando estos días, pero no tengo precisiones de la sola lectura de Evangelium Gaudii.

Sigo adelante

Raro el punto 208 con eso de “estilo de vida”, como si el documento no aspirara a la salvación del hombre que tan bien describe en 267 con la necesidad de alcanzar la Gloria de Dios. A esta altura de la lectura, cuando sólo acabo de leer el punto 275, el 267 parece traído de otro lado. En este momento Francisco se despoja de toda la preocupación por el bienestar del pueblo, por ese estilo de vida, por la paz que promueve el ecumenismo, la política, el diálogo, etc. y decide orientar todo el esfuerzo misionero a la Gloria de Dios.
267. Unidos a Jesús, buscamos lo que Él busca, amamos lo que Él ama. En definitiva, lo que buscamos es la gloria del Padre, vivimos y actuamos «para alabanza de la gloria de su gracia» (Ef 1,6). Si queremos entregarnos a fondo y con constancia, tenemos que ir más allá de cualquier otra motivación. Éste es el móvil definitivo, el más profundo, el más grande, la razón y el sentido final de todo lo demás. Se trata de la gloria del Padre que Jesús buscó durante toda su existencia. Él es el Hijo eternamente feliz con todo su ser «hacia el seno del Padre» (Jn 1,18). Si somos misioneros, es ante todo porque Jesús nos ha dicho: «La gloria de mi Padre consiste en que deis fruto abundante» (Jn 15,8). Más allá de que nos convenga o no, nos interese o no, nos sirva o no, más allá de los límites pequeños de nuestros deseos, nuestra comprensión y nuestras motivaciones, evangelizamos para la mayor gloria del Padre que nos ama.
Pero a su vez aparecen menciones en los 266,269, 271, 272, 274 donde las realidades sobrenaturales quedan a un lado e importa mejorar la calidad de vida y construir un mundo mejor (¡Como en la canción!), esto es lo que ponía caput cuando citaba las realidades terrenas de la evangelización. Y es desconcertante porque no se si el Papa orienta esos comentarios a abrir la lectura de su Exhortación para que lo lea cualquiera, o es parte de su capacidad de comunicar o es un nuevo rumbo para la nueva evangelización.


Y creo que no son temas menores, me voy a leer los últimos puntos y la oración final.

25 de febrero de 2014

Leo Evangelium Gaudii ¿Y Ustedes? III

Como verán no voy haciendo una lectura estructurada y metódica, me parece que al Papa le gustaría que sea así.

Lo que crece en mi es la sensación de que soy de las pocas personas que todavía está leyendo, a pesar de que crece la cantidad de gente que se arma de “así lo pide el Papa Francisco”.Son lectores más rápidos que yo.

No, chiste.

Acuño la idea fuerte de que el estilo de comunicación del Papa está generando una peligrosa nube meliflua de agoreros y charlatanes. Y espero poder desarrollar anticuerpos o preconceptos que me mantengan alerta (“¡Qué negativo y alarmista!” suena en el fondo de la sala).

Comentaba en la entrada anterior que paso por el tercer capítulo, avanzo a pasos lentos con una sensación fuerte que el documento está para volcar el corazón del Papa y sus ideas acerca de la sociedad. Lo hace más desde la fibra sensible y las posibilidades de mejorar la sociedad de una manera práctica, que desde las realidades sobrenaturales; no creo haber encontrado el llamado a la Santidad, la Gracias, la Salvación o el pecado en Evangelii Gaudium.

Lo más sagrado está en cosas como 169 donde importa la tierra sagrada del otro y “el ritmo sanador de projimidad” para luego pasar a “madurar en la vida cristiana” donde entiendo que vida cristiana es una realidad mucho más social que espiritual.

De todos modos el capítulo tercero tiene una marca fuerte acerca del anuncio del Evangelio –en particular en la homilía- y la necesidad de adaptarse a las realidades actuales, que entiendo que el Papa considera olvidadas por la Iglesia desde hace tiempo y donde hace falta despertarse.

Pasado esto llegué al capítulo cuarto donde este documento que Francisco dijo que no era social (vean 180), encara decididamente la dimensión social de la evangelización. Y acá llegamos a un punto que providencialmente coincidió para mí con la visión de la película The Pervert's Guide to Ideology (2012) - IMDb donde aprendí que una de las ideas fuerza que ayudan a armar la realidad está en la construcción de la palabra pueblo. 

Y en esto Evangelii Gaudium tiene cosas como el punto 220 donde “Pero convertirse en pueblo es todavía más, y requiere un proceso constante…” donde pueblo es una realidad superior a construir y dar identidad. 

No es que diga que el Papa Francisco está queriendo hacer de su pontificado una ideología. Lo que diría es que tenemos que comprometernos en entender claramente que significa el Papa cuando dice "hacerse pueblo" y que diferencia tiene ese hacerse pueblo con el conocido Pueblo de Dios, la Asamblea Santa o la Iglesia Militante que está de paso en este valle de lágrimas. 

Más allá de todas estas interpretaciones mías vale la pena leer 189 que arranca con un copy paste excelente de la DSIC (Doctrina Social de la Iglesia Católica) y también tomar en manos los puntos que llegan a su cúspide en el cierre de 194 extraido de Libertatis Nuntius: 
No nos preocupemos sólo por no caer en errores doctrinales, sino también por ser fieles a este camino luminoso de vida y de sabiduría. Porque «a los defensores de «la ortodoxia» se dirige a veces el reproche de pasividad, de indulgencia o de complicidad culpables respecto a situaciones de injusticia intolerables y a los regímenes políticos que las mantienen» 

Lean con atención también el 200 y esto del 201 : “Temo que también estas palabras sólo sean objeto de algunos comentarios sin una verdadera incidencia práctica.” Ahora me inmerso en los párrafos siguientes donde hay cosas como “el tiempo es superior al espacio” son los últimos 60 puntos del documento. 

Les dejo una simpática infografía como corolario.

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...