12 de febrero de 2015

Primeras semanas en familia en Maringá

Les tiro unas notas perdidas de estas primeras semanas..



El viaje en avión, con cierta urgencia en el trasbordo de Sao Paulo,pero con un resultado muy bueno. Tenemos que recordar para otra oportunidad que en verano (por eso del horario de verano y la diferencia) el vuelo que sale 15:50 de Aeroparque por Gol llega con lo justo al 7683 de Maringá. Aunque este último tiene en general un atraso porque oficia de conexión a muchos otros traslados.
En el avión la comicidad de las salidas de Agus, en particular la anécdota esa a minutos del despegue en Buenos Aires donde –cuando el avión inclinado todavía ganaba altura sobre el río­­- manifestó mostrando la palma de su mano en acrobáticas piruetas: “y cuando se da vuelta?” . Calculamos que fue la mala influencia de haberlo llevado a un aero show de acrobacias unas semanas antes.
También fue notable eso de que cuando insistimos por enésima vez que se abrochara el cinturón (aero manía de la industria más paranoica de la Vía Láctea) preguntó: “ Por qué? Está la policía?”… aludiendo a la recomendación que aplicamos cuando viajamos en auto para que aplique normas básicas de seguridad.



Durante el primer viaje en avión desde Buenos Aires a Sao Paulo, recuerdo muy bien la naturalidad y el buen comportamiento de la tropa, inclusive de la valiente mamá que soporto mis urgencias y los momentos de pánico en los cuales nos pedían en migraciones las partidas de nacimiento de los 5… -Donde están??!!-. Providencialmente estaban en mi maletín y no en el fondo de una valija rumbo a Brasil.
La llegada fue caótica porque no hay hotel que esté preparado para tanto ruido y lío. Menos mal que tuvimos el apoyo logístico de los abuelos (suegros) que vinieron en largo viaje de auto para apoyar la mudanza. Ellos sufrieron con nosotros los primeros quince días de dolores de cabeza.

Por más que lo diga tu organización, o las mejores prácticas corporativas para cambiar de país, o alguna norma ISO de expatriación; hay algo escrito en la piedra y que es inevitable: no es posible mover a una familia de 7 y tratar de congeniar en una sola palada de buena onda, una casa adecuada, con mobiliario suficiente y la rutina familiar en orden.

Todavía hoy estamos con el living desolado, sin muebles y con los chicos de campamento en sus colchones sin cama. Todavía falta conectar los aires acondicionados

El creepy smiling Jesus Christ… Resulta que en la recepción en la secretaría del Colegio Marista hay un cristo horrible con una sonrisa Kolinos y una postura extraña, vean la foto hecha por Ine. 


Fue el día de la visita que hicimos todos para conocer el colegio. Llovía torrencialmente (llovió sin parar durante dos horas y está lloviendo mucho estos días) y el colegio demostró ser a prueba de agua y niños, que se portaron pésimo durante toda la recorrida. Tenemos que reconocer que la visita no alivió las incógnitas que tenemos acerca de la acogida pedagógica de nuestros pequeños, pero lo dejamos frente al altar para que la Providencia active.

Días después de escribir el párrafo anterior la Providencia activó rápido con una muy buena adaptación de los chicos que contaré en una nota posterior, porque tiene tela.

2 comentarios:

  1. ¡Qué bueno que ya estén todos juntos!
    Ya nos irás contando.
    Cariños a todos! especiales a B.

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones a toda la familia! Éxitos en todo, y que la Providencia los siga teniendo de la mano!
    Rezamos por ustedes.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...