1 de marzo de 2016

Mudanza, casa, auto, colegio y trabajo. En que anda la familia Pincemin

Promesa y deuda, vamos a saldar.

Se que muchos de los que leen este blog están faltos de noticias, hago esta entrada para ponernos al día y lograr sintonizar con estos momentos de la familia. El título describe el orden y detalle de las actualizaciones, actualizaciones que son todas novedades.

Lo primero lo primero: la mudanza. Fue una verdadera epopeya. Armar una mudanza internacional totalmente solos resultó una pesadilla, contactamos 5 camiones de distintas empresas, el despachante, los papeles del consulado, la ayuda para embalar y cargar, las despedidas de nuestros amigos y la liquidación de la compra de aquellas cosas que nos habían robado durante la ausencia. No se lo recomiendo a nadie, y la lección aprendida está detallada en la entrada de Expatriación de la semana pasada.

Por el lado de la casa, estamos viviendo en Sunchales en la domus de la foto. Es pequeña y está llena de cajas de la mudanza a medio abrir, pero forma parte del arreglo que tenemos para empezar las clases en la capital del calor hasta que se libere la casa definitiva que vamos a alquilar. El problema es que la casa definitiva solo va a liberarse para el mes de Mayo y necesitábamos un lugar para quedarnos en estos dos meses. La casa definitiva es amplia, se adecúa al familión y se liberó providencialmente cuando yo tenía dudas de si quedarme o no en Sunchales.

Conseguirla fue una señal.

En cuanto al auto acordamos vender la Spin de Brasil a la empresa y reponerla local con las mismas características, era parte del acuerdo de volver para Argentina. El nuevo móvil tiene caja automática, 7 asientos y algunas comodidades. Este sábado pasado la fui a buscar y por segunda vez en dos años le hice sus primeros kilómetros a un auto. La parte triste fue entregarle a mi mujer el móvil para saber que de ahora en más empieza una larga y dolorosa decadencia de chicles, jugo en el tapizado, meses sin limpieza, etc. Planeamos ponerle fundas a los asientos, un tonalisado de seguridad y equipos dvd de entretenimiento. Si fuera por mí la envolvería en plástico para que los salvajes no la hagan puré.


En cuanto al colegio –otra señal providencial que nos empujó a quedarnos en Sunchales – todo se resolvió de una manera mágica, en la ciudad donde todo el mundo reniega para llevar sus hijos al colegio porque no hay lugares, nosotros pudimos ubicar a los 5 con las gestiones de B. Inés arrancó su secundaria en el ICES y ayer iniciaron los demás en el Colegio San José de toda la vida.

Vamos a ver como resuelve esto la pobre Lucía, que inicia 2° grado apenas alfabetizada y con un carácter poco dado a recibir mandatos y directivas. Pobres docentes en realidad J.

Y por último el trabajo: tema difícil.

Estoy haciendo una tarea administrativa que tiene algunos desafíos de organización en el futuro, pero principalmente revisar legajos e registrar estados de trámites, son cosas del seguro que están muy lejos de lo que venía haciendo.

En Brasil descubrí mi vocación y pude hacer la diferencia. Ahora estoy en una función que me permite conocer algunas cosas del negocio, pero que está lejos de aquello para lo que soy realmente bueno. Me parece que es un tiempo que tengo que caminar, unos meses hasta establecerme de nuevo para volver al ruedo en breve. Por lo menos esa es mi esperanza, mientras tanto dedico el tiempo restante a Rugby y a montar algún proyecto personal.

Ya les contaré más de rugby en una entrada futura. :-)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...