1 de junio de 2016

Anselm Grün- Jesús como terapeuta

Me llegó esta obra breve y sintética con fuerte olor a auto ayuda.

Yo no soy pasto de psicoanálisis, libros de management o autoayuda; debe ser una dimensión no explorada de mi superyó u otros de esos yuyos. Nunca tuve que sentarme en un diván y mi mente técnica huye de la introspección y auto evaluación que tanto bien le hace a muchos. No digo que no sea digno de representar un caso de estudio, pero considero que en casa se cultiva un primitivismo violento o una estoicidad que hace que el psi no pueda trabajar.

De todos modos me sumergí en la lectura y traje algunas cosas interesantes.

Lo primero son los párrafos introductorios, les hago una crítica dura que marcó el resto de mi lectura del libro: sin aviso previo Anselmo rebaja a Jesús a una imagen humana y nos priva a los lectores de la necesidad de Salvación y de su divinidad.
¿Libros de espiritualidad que no hablan de Salvación? ¿Es posible? Mi preocupación es salvar mi alma y es la de todos, ¿en qué medida estamos habilitados a cercenar de esta manera nuestra propia dignidad?. Reconozco que me predispuso de un modo negativo a las páginas siguientes.

Luego salta a la vista en esas páginas la mención al “Tertium comparationis” que los Padres de la Iglesia aplican a Lucas 8:10.
Y él dijo: “A vosotros se os ha dado conocer los misterios del Reino de Dios; a los demás sólo en parábolas, para que viendo, no vean y, oyendo, no entiendan”.
Anselmo está más para las interpretaciones de Eugen Drewermann y Carl Jung, lo fundamenta en breves espacios antes de volcarse decididamente a reinterpretar cada parábola en clave de psicoanálisis, hay sabor a poco en esta parte del libro.

De esta primera reinterpretación de las parábolas me quedo con el concepto de totalización, como la clave de lo mejor que podemos ser y “dar frutos”. Anselmo rozó levemente la dignidad de la DSIC y la santidad, pero no llegó a completar el círculo en esta idea de totalización. Tampoco concreta la palabra “Dirección Espiritual” hasta bien entrada la página 40 (el libro tiene unas 150, es pequeño) y psicoanálisis cerca de la 60, hasta ese momento solo hablamos de acompañamiento.

Es un libro que no dejaría en Bella Vista, sin duda. En una mente volcada al psicoanálisis y al pesimismo -típica en la clase media acomplejada catolicoide soft de BV- no sé si hace más daño que curación, recordé esto bien explícito en un sermón de CP de hace unos años, donde se lamentaba de sus ovejas a pastorear, por el continuo lamentarse en torno a problemas de conciencia y pesimismo.

Dos cosas a recordar: primero eso de San Agustín de la página 58...
«La palabra de Dios es el adversario de tu voluntad hasta que sea el origen de tu salvación. Mientras sigas siendo tu propio enemigo, la palabra de Dios será tu enemigo. Sé tu propio amigo, y entonces la palabra de Dios concordará contigo»
 ... y el concepto de las "palabras - problema" Zen que utiliza para encontrar nuevas dimensiones en algunas de las parábolas.

Imposible perdonar el uso de “todo es relativo” en la página 65, no pensé que llegaríamos a eso y la lectura se hizo muy difícil después de ese exabrupto. Más adelante encontré en estos dos párrafo de la página 76 motivos adicionales para protestar y alejarme lentamente del entusiasmo prístino e inocente que apliqué sobre las primeras páginas del libro: 


A esta altura el libro parece perder el rumbo y enfocarse decididamente a juntar a Jung con Jesús. Estimo que al final el resumen del libro va a ser ese: las parábolas del título quedaron atrás y vamos viendo como Anselmo da visión de psicoanálisis a cada una de las acciones de Jesús, ya sean palabras, frases, curaciones, etc.

Es con esto que entiendo que el libro va reduciendo su público objetivo. Es un libro para psicoanalistas que quieren orientar parte de su metodología de trabajo a una reinterpretación de la dignidad humana y la presencia de Dios en la vida de las personas. No es un libro que dejaría en manos de todo el mundo, sin duda es peligroso en una cabeza sin buenos asideros y me llama la atención de que sea un éxito en ventas en Argentina.

Una buena pregunta para hacerle al libro es esa de: ¿Qué es la Eucaristía? . Increíblemente esta aparece en la última página con una reinterpretación bastante peculiar, como la oportunidad de experimentar corporalmente la Palabra de Jesús.


No lean este libro.


 Ps: la simpática foto es de www.lavie.fr

2 comentarios:

  1. CP es el q comenta acá y en wanderer? Es cura?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...