21 de septiembre de 2016

Estoy leyendo Sainte Thérese de Lisieux , jansenismo

Estoy terminando el libro, pasé la parte de Sabiduría (contemplativa y práctica), el último don del Espíritu Santo que Philipon analiza en detalle. Entro en el último capítulo que tiene cosas tentadoras como “Características negativas de la espiritualidad teresiana”.


Leyendo acerca de la vida espiritual de Santa Teresa se hace patente algo muy actual de la Iglesia, algo que Benedicto XVI enfocó en su ministerio de un modo especial cuando hablaba de San Pablo:


“Así pues, se ve claramente que el cristiano, incluso antes de actuar, ya posee una interioridad rica y fecunda, que le ha sido donada en los sacramentos del Bautismo y la Confirmación, una interioridad que lo sitúa en una relación objetiva y original de filiación con respecto a Dios. Nuestra gran dignidad consiste precisamente en que no sólo somos imagen, sino también hijos de Dios. Y esto es una invitación a vivir nuestra filiación,a tomar cada vez mayor conciencia de que somos hijos adoptivos en la gran familia de Dios. Es una invitación a transformar este don objetivo en una realidad subjetiva, decisiva para nuestro pensar, para nuestro actuar, para nuestro ser. Dios nos considera hijos suyos, pues nos ha elevado a una dignidad semejante, aunque no igual, a la de Jesús mismo, el único Hijo verdadero en sentido pleno. En él se nos da o se nos restituye la condición filial y la libertad confiada en relación con el Padre.”

Santa Teresa es reflejo de esa rica interioridad, que además es el antídoto para superar muchos de los problemas actuales de la Iglesia. Esa vida interior tiene la capacidad de protegernos de la tentación del “espíritu ONG”. Nos obliga en todo momento a hablar de Cristo, y de una manera especial antes de actuar. La sabiduría práctica de Santa Teresa está orientada en todo momento a la salvación de las almas, es la segunda vez que lo noto en el libro.


El otro párrafo notable que ayuda a resumir el libro es aquel de la página 279, me parece que el autor está intentando fundamentar especialmente este argumento a través de todo el libro.


El mundo moderno, en particular el catolicismo francés , sufría de un resabio de jansenismo, de una fría rigidez en la relación entre las almas y Dios, de un cierto conformismo jurídico, de un cierto individualismo en la devoción. Esperaba un "redescubrimiento" de la Paternidad divina y del Amor Misericordioso; y -dentro de nuestras relaciones con Dios, la actitud del amor filial, de la confianza y el abandono que corresponde a los hijos de adopción.

¿Será Saite Thérese una santa para el siglo XXI? La sintonía con la Misericordia clamada por el Papa Francisco, es total.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...