13 de octubre de 2016

ENM en Rosario - Algunas notas personales

A mí las noticias complejas, la indignación general o los temas que me interesan me gusta sistematizarlos y encontrarles nuevos puntos de vista, lo hago dividiendo y separando las cuestiones. Me parece que de ese modo se expresan mejor los grados de verdad, las preguntas correctas y especialmente se logra bajar la intensidad a la histeria.

Disociar para analizar. Disociemos entonces el último Encuentro Nacional de Mujeres (ENM).

Violencia. Primero diría que del ENM de Rosario lo que marcó todo el asunto fueron los desmanes frente a la catedral de Rosario y las pintadas en todo el recorrido de la marcha. Esta vez sin católicos recibiendo el impacto en primera línea porque la policía estaba preparada. También hay que destacar la agresión a aquellos que salían de misa de 18:30 en la iglesia que quedó en el camino de la marcha. Le diría a los que ven en el accionar de la policía una buena dosis de justicia y reparación, que no se alegren tanto. Va a haber otros EMN y otras marchas donde el proteger los templos ante la ausencia de la policía sea necesario. No es ningún triunfo de ninguna causa, la violencia es la manera del ENM de llegar a las noticias.


Aborto. Tengo que leer el cierre de las reflexiones (No se publicaron todavía), pero lo que queda claro de las distintas manifestaciones es que el pedido de aborto no es una alternativa de última instancia, destinada a proteger la mujer víctima de enfermedades o violaciones; es principalmente para limitar los nacimientos y acomodarlos a una agenda propia y personal. Un derecho, no un mal menor.

Síndrome del post aborto. Aparentemente no hay consenso científico acerca de este mantra pro-life, de existir tampoco le darían mucho crédito los grupos pro-choice, a los cuales les parece pasto de psicólogos y pastillas, “mucho peor es tener un hijo no querido!”

La organización del ENM desconoce la agresión y enfoca en la represión. De ese modo se transforman en promotores y responsables. Ya no se puede hablar de fenómeno accidental o infiltrado, la Organización del ENM justifica los ataques al considerar que la Iglesia, es responsable de todos los males de la mujer actual.

Repudio. Es común que la mayoría de la gente, en especial los moradores de las ciudades afectadas, no vean con agrado pagar de sus impuestos el ataque feminista. Muchas mujeres se dicen no representadas.

Minoría feminista. Después de 12 años de exaltar la militancia como un valor superior a cuestiones como conciencia, persona, democracia, libertad o república; es natural que la militancia per se sea un objetivo. Aislándose del sentido común mediante la violencia, las feministas exacerbadas de los ENM logran definirse como minoría. Dejan de ser minoría conceptual sin dejar de serlo, no se si se entiende.

Puf, cada punto da para una charla de horas…

Ilustro con la foto falsa porque la misma lleva a razonamientos como este.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...