26 de octubre de 2016

Mataron la innovación



Conocí una empresa muy buena, una empresa grande con un negocio muy rentable. Una empresa con muchos años, con una cultura fuerte y con estructura ágil y joven. Una joya.

Cierto día sus directores y gerentes se vieron superados por productos y procesos internos más inteligentes, generados en compañías competencia. ¡Horror! Decidieron que ante la evidencia tenían una empresa que había crecido más allá de lo imaginable y que en el camino había perdido frescura y capacidad de innovar.

Vamos a innovar

Primero hicieron un buzón anónimo de sugerencias de mejora y proyectos de Recursos Humanos para sumar ideas. Surgieron un par de propuestas pero la empresa siguió siendo la misma. Los empleados entendieron mal la consigna y nadie quiere trabajar en algo que no tiene sentido o implementación en la realidad.
Después armaron un área ad-hoc fuertemente vinculada a Tecnología, ahí descubrieron proyectos tecnológicos radicales, de alto impacto en inversión, pero poco ligados a la realidad del negocio. Además, por su pertenencia a Sistemas sólo fue el hoyo de pruebas de la dirección de Sistemas, nadie más lo vió y la empresa siguió siendo la misma.
Luego desarmaron esa área y decidieron llamar a unos tipos de barba y camisa a cuadros, para que les armen el proceso de innovación. Hicieron jornadas, grupos, proyectos, presentaciones y las llevaron a la dirección con sus zapatos raros.
En ese camino tuvieron que marginar ideas, personas y negocios sensibles de la compañía. Además tuvieron que hacerlo sin la participación de los mandos medios y sin recompensa de Recursos Humanos. La empresa sigue siendo la misma.

Mataron la innovación.

Si tu empresa va a encarar este proceso de innovación (no debería hacerlo, las empresas son innovadoras o no) te dejo unos principios base que me surgieron de esta experiencia.

  • Presupuesto de tiempo y recursos. La idea más brillante es la del 20% de tiempo de la semana para innovar (con control de resultado :-))
  • Es un cambio de cultura de la empresa, no es una actividad ni un área de innovación.
  • Recompensa, recompensa, recompensa. Recursos Humanos es el camino de esta mejora cultural, si ellos no acompañan no tiene sentido.
  • Si bien Corrupción y Calidad nunca van juntas, en los circuitos de innovación representan los grandes obstáculos. Las nuevas ideas generan caos y rompen parcelas de poder, no arranques si no estás dispuesto a encarar estos problemas.
PS: sigan en Enrique Dans que ahí hay artículos muy interesantes sobre innovación.

3 comentarios:

  1. Mi pregunta (que espero contestes): ¿dónde está el límite entre aceptar la Modernidad -el Modernismo, o post-modernidad- o no aceptarla?
    Nota: Pertenezco al grupo que tuvo la inmensa gracia de trabajar varios años en un lugar con las consignas de tu abuelo y del Cura, entre otra gente maravillosa que ayudó a mi buena formación...

    ResponderEliminar
  2. Puf, que pregunta difícil, sin duda mi abuelo hubiese sido una mejor guía que yo.

    Aceptar no hay que aceptar nada, combatir hay que combatir el pecado, ese es el primer combate y la lucha se da especialmente en nuestro interior.

    Lo que si veo -de una manera muy amplia- es que ser conservadores o filo tradis, nos está impidiendo entender el mundo actual y nos transforma en fariseos preocupados por poner la ley antes que el alma. Cuidado con eso, me lo digo a mi mismo.

    Como antídoto contra esta tentacion: el Papa actual. Cuidandose a la vez de no ser pasto de sincretismo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la respuesta, Javier.
    Hay mucho para desgranar, no lo haremos aquí.
    Saludos.
    Josefina

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...