27 de octubre de 2016

Wassadralapsapsa

Hay dos cuestiones curiosa, podríamos agregarlas como side efect de las “Tecnologías olvidadas”. Se trata de la imposibilidad de mucha gente de escribir correctamente WhatsApp y la limitación de otra mucha gente para entender los mensajes. No hablemos de la capacidad de redactar correctamente (No hablemos de eso, ¡Por favor!).

Lo primero es eso de escribir mal WhatsApp. No digo que sea una palabra fácil, el propio corrector ortográfico se hace cómplice al ofrecer la versión correcta de escribir la palabra y evitar que así sea necesario escribirla y recordarla. De todos modos, a pesar de estas ayudas, el pueblo menudo de celularia se empeña denodadamente en escribir: “Deja le mandó un wassá” (Versión dedos mochos de: “Dejá, le mando un mensaje por WhatsApp…”).
Yo he visto versiones de todos los colores, la cual más hilarante que la otra.
No se como hacen ustedes para lidiar con el asunto. Yo corrijo por privado y soy considerado mal educado. ¿Qué podemos hacer para mejorar el valle de lágrimas y la correcta escritura de WhatsApp?

Lo segundo es algo que nos pasa en rugby. Si el mensaje en WhatsApp tiene una extensión mayor a 3 líneas, genera un aluvión de repreguntas. Por ejemplo el encantador opúsculo grafico que pongo más abajo. Se envía a los grupos de cada categoría y se suele acompañar de un texto que repite el contenido, para que aquellos que no miran imágenes puedan guiarse por el texto.


Inmediatamente, segundos después, hay padres y madres que preguntan:

-¿Cuándo es?-
-¿A qué hora salen?-
-¿De dónde salen?-

O mejor dicho

-“cuando viaja los chico”
-“Que hora es el viaje?”
-“De donde sale”

Dios nos libre.

PS: Vean que no digo “la gente”, sino “mucha gente”. No estoy generalizando. 
PS2: Corrijo, la redacción original era horrible

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...