El llamado a la santidad de las lecturas de hoy

Es que no hay que mezclar las cosas y a mi las lecturas de hoy me tomaron al asalto de un modo abrupto. Lo mixturé todo.

Para los vagos dos opciones: o leen el Evangelio de hoy o dejan de leer la entrada. Prevenidos sean.

Primero el llamado a la santidad de la primera lectura y después el increíble Salmo 102.
El Señor es bondadoso y compasivo,
lento para enojarse y de gran misericordia;
no nos trata según nuestros pecados
ni nos paga conforme a nuestras culpas.
Después Corintios y eso a descubrir de que "Pablo, Apolo o Cefas, el mundo, la vida, la muerte, el presente o el futuro. Todo es de ustedes, pero ustedes son de Cristo y Cristo es de Dios.".  es el cierre perfecto del sentido de esa santidad.

Finalmente aquello del Evangelio de que "sean perfectos como es perfecto el Padre que está en el Cielo." Ahí está puesta la realidad última de la posibilidad de felicidad.para el hombre.

Y estaba en mis cavilaciones, con el mate después de la misa, cuando fuí asaltado por una ojeada a Facebook y el hallazgo de este audiomonje

Lo escuchan con paciencia y después piensen como yo en de que modo la santidad es la marca de nobleza del cristiano, o de como la hidalguía (mejor que nobleza, pero menos claro para mi que "la noblesse") es la manera del cristiano de ser Santo.

Pero ojo, nobleza, hidalguía y noblesse al estilo de los santos, noblesse del espíritu, del que aprecia y cuida la belleza.

Mucho para seguir pensando, amigos monárquicos.

Comentarios