La charla de Anca Maria Cernea en Paraná


Con bastante atraso pude finalmente escuchar la conferencia de Anca Maria Cernea en Paraná. No es muy larga, hagan la experiencia. Llama la atención por algunos aspectos.

Primero el foco ese en la matriz marxista de encarar todos los problemas de la familia. De olvidar que el Diablo es el que mete la cola directamente en estos temas. Creo que compartimos con la autora la preocupación esa de ocultar las realidades espirituales, cuando hablamos de la familia y sus problemas.

En este particular estaba pensaba en los textos de la Iglesia como el que recibí hace unos días, atribuido al Papa Francisco y que les dejo más abajo. Ojo, no porque el Papa evite encarar el tema, sino por eso de que en muchas intervenciones de nuestros pastores, en sus textos para Facebook, en sus conferencias y a veces en sus homilías, las realidades espirituales, las verdades como las destacaba Castellani el otro día en peras con chimichurri están fuera de cartel. No hay más pecado, no hay más salvación y no hay más Resurrección. ¿Es la mejor manera de hablarle al mundo de hoy? Recuerdo en este momento lo que compartimos hace un tiempo en La familia, el don y la crueldad de la Verdad

“Puedes tener defectos, estar ansioso y vivir irritado algunas veces, pero no te olvides que tu vida es la mayor empresa del mundo. Sólo tú puedes evitar que ella vaya en decadencia.
Hay muchos que te aprecian, admiran y te quieren. Me gustaría que recordaras que ser feliz, no es tener un cielo sin tempestades, camino sin accidentes, trabajos sin cansancio, relaciones sin decepciones.
Ser feliz es encontrar fuerza en el perdón, esperanza en las batallas, seguridad en el palco del miedo, amor en los desencuentros.
Ser feliz no es sólo valorizar la sonrisa, sino también reflexionar sobre la tristeza. No es apenas conmemorar el éxito, sino aprender lecciones en los fracasos. No es apenas tener alegría con los aplausos, sino tener alegría en el anonimato.
Ser feliz es reconocer que vale la pena vivir la vida, a pesar de todos los desafíos, incomprensiones, y períodos de crisis.
Ser feliz no es una fatalidad del destino, sino una conquista para quien sabe viajar para adentro de su propio ser.
Ser feliz es dejar de ser víctima de los problemas y volverse actor de la propia historia. Es atravesar desiertos fuera de sí, mas ser capaz de encontrar un oasis en lo recóndito de nuestra alma. Es agradecer a Dios cada mañana por el milagro de la vida.
Ser feliz es no tener miedo de los propios sentimientos. Es saber hablar de sí mismo. Es tener coraje para oír un “no”. Es tener seguridad para recibir una crítica, aunque sea injusta. Es besar a los hijos, mimar a los padres, tener momentos poéticos con los amigos, aunque ellos nos hieran.
Ser feliz es dejar vivir a la criatura libre, alegre y simple, que vive dentro de cada uno de nosotros. Es tener madurez para decir ‘me equivoqué’. Es tener la osadía para decir ‘perdóname’. Es tener sensibilidad para expresar ‘te necesito’. Es tener capacidad de decir ‘te amo’.
Que tu vida se vuelva un jardín de oportunidades para ser feliz… Que en tus primaveras seas amante de la alegría. Que en tus inviernos seas amigo de la sabiduría. Y que cuando te equivoques en el camino, comiences todo de nuevo. Pues así serás más apasionado por la vida. Y descubrirás que ser feliz no es tener una vida perfecta. Sino usar las lágrimas para regar la tolerancia. Usar las pérdidas para refinar la paciencia. Usar las fallas para esculpir la serenidad. Usar el dolor para lapidar el placer. Usar los obstáculos para abrir las ventanas de la inteligencia.
Jamás desistas…. Jamás desistas de las personas que amas. Jamás desistas de ser feliz, pues la vida es un espectáculo imperdible!”
Papa Francisco 

También me llamó la atención de la conferencia, aquella sensación de que todo estaba arreglado de antemano para imponer una visión de las cosas. La inocencia del laico frente a las pujas de poder entre obispos y cardenales es algo a conservar como un valor de humildad.

Fue divertido como la audiencia de la charla era “iniciada”, tanto acerca de la intervención de la disertante que tanto ruido hizo, como en los resultados plasmados en el documento final. Fue interesante entonces que volcaran sus preguntas em torno a la persecución comunista a los cristianos.

En fin, muy interesante

Comentarios

  1. No ayuda a aclarar, creo, que postees como ejemplo de "texto de la Iglesia" (?) y "atribuido" al papa Francisco un texto que evidentemente (basta gastar 10 segundos en googlear) no es de él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me surgió la misma duda, hice mis 10 minutos de Google y no lo encontré. Me consideré vencido en mis superpoderes de troll anti cadenas y admití que el texto era del Papa. Se ve que tuviste más suerte... ¿Quién es el autor original?

      Eliminar
    2. No sé de quién es, pero aparece en páginas de 2009, por ej

      https://www.xing.com/communities/posts/ser-feliz-dot-dot-dot-1004916817

      Tal vez (si no lo choreó de otro) provenga de un libro de autoauyda de 2003
      http://www.projeto.camisetafeitadepet.com.br/imagens/banco_imagem_livros/56_livro_site.pdf

      Eliminar

Publicar un comentario