El Gauchito Gil, la educación en la Fe y un cactus de la buena suerte

Otro tema

Corriendo el domingo me vino a la cabeza otra reflexión idiota. Pasa que correr es un momento de introspección obligatoria y un lugar de ideas, igual que la ducha. En este caso era al pasar frente a uno de los santuarios dedicados al Gauchito Gil. Son lugares horribles y uno se ve tentado a iniciar un fuego purificador, pero mi reflexión es la siguiente: dado el eclecticismo de esos lugares, es muy probable que los ofrendantes incluyan en el mismo paraje alguna imagen de San Expedito o de la Virgen de Lujan.

Quiere decir entonces que la religiosidad primitiva de los devotos del Gauchito Gil estaría minando -de un modo consciente- sus templose incluyendo en ellos devociones puramente católicas que nos obligan a mirar todo el asunto de los trapos rojos con una mirada diferente.

Interesante...

Otro tema

Que difícil se hace educar en la Fe a los chicos. Agustín (5) tiene preguntas que va aclarando y la Misa del Domingo hace que nuestros hijos sean distintos a sus amigos (También el no tener celular), pero verlos participar -no participar digamos- a la liturgia, es desesperante. Dios, de corazón te pedimos, danos hijos santos.

Otro tema

Nuevo lugar de trabajo (Nuevo lugar, no nuevo trabajo). Esta vez con una vista privilegiada, la preside mi crucifijo y uno de los cactus de la buena suerte que logré multiplicar en casa.




Comentarios