Fuera del Círculo Rojo anunciando el Evangelio

De alguna manera muy extraña relacioné unas cinco cosas que me cayeron bajo el diente en estos días. Vean, Juzguen y Obren.

Primero está aquello del concepto del "Círculo Rojo", lo saco de la entrevista hecha a Jaime Duran Barba de hace unas semanas, donde pasó por todos los programas de chimentos y política promocionando su último libro. Comentario aparte merece el entrevistador de la nota que enlazo, totalmente penoso, por sus interrupciones, su superficialidad y su impostura de intelectual; insoportable.

¿Saben lo que es el Círculo Rojo? Creo que en la entrevista de más arriba se pueden dar una buena idea, también hay resumen en ¿Qué es el Círculo Rojo?

De ahí surgió la charla con un colega donde relacionamos este concepto con la comercialización del seguro y la necesidad de trabajar la relación con el asegurado con una mentalidad abierta a las redes sociales, donde ya no importa tener audiencia, no importan los clicks y no importa tener una comunidad.

También charlabamos con este colega acerca del trabajo que hacemos con la web de la Parroquia y de como hay una oportunidad para evangelizar del modo más profundo y real posible, llegar del mismo modo mediante el cual se dieron cosas como la elección de Donald Trump o las marchas espontaneas en Argentina.

A propósito de esto surgió la mención acerca del Simposio Internacional de Catequética donde este fin de semana se van a pelear estas lides y de ahí fuimos directamente al  Evangelio del domingo.

Evangelio según San Mateo 11,25-30.
Jesús dijo:
"Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños.
Sí, Padre, porque así lo has querido.
Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, así como nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar."
Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré.
Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio.
Porque mi yugo es suave y mi carga liviana."

Comentarios