La agenda y algunas ideas locas corriendo

Los tenía un poco abandonados, el fin de año se anuncia con muchos compromisos y con una actividad que me desvía los ojos del blog. Entre otras cosas nos fuimos a Concepción del Uruguay, y el fin de semana del 19 hice un viajé épico a Salta, para el bautismo de Alfonso José María, que se agrega a las intenciones de oraciones por los ahijados.

Largo mes de noviembre, ya con sus primeros calores.
---

Al igual que con el aborto pienso que el ecologismo es una enfermedad colectiva actual, como lo fueron el delirio industrial, la Revolución Francesa, Mayo del 68, la era espacial, los trenes, etc. Descubrimientos u obsesiones de una época histórica que pasa luego a estudiarse como pasado, pero que durante su transcurso es motivo de mil especulaciones, crisis y comentarios.


Me imagino dentro de unos 20 años cuando hablemos de ecologismo y me resulta divertido, nos vamos a torcer de risa pensando en lo ridículo que éramos en la década del 10. La diversión dura poco, porque caigo en la cuenta de que en ese momento vamos a tener una nueva obsesión y no me hago idea cual puede ser. ¿Terrorismo tal vez?¿Nuevas drogas?. ¡Donec veniat!

---
Estoy corriendo dos veces por semana, con gimnasio adicional también dos veces por semana, sumo unos 20 kilómetros y me divierto; es momento, de oración de escuchar música y de asombrarse con la capacidad del cuerpo humano de empujar límites.

Afin a esa actividad, la máquina publicitaria de las redes sociales empezó a bombardearme con todo tipo de anuncios y motivaciones runners. Un mundo oscuro plagado de edonismo (esa es la tentación del cazador de endorfinas). Yo miro precios y me voy asombrando al conocer un universo de fanáticos y obsesivos. Vade retro. ¿Serán los runnners los veganos del deporte amateur?

El domingo antes de misa hice los 15 km que unen Sunchales y Tacural, mi próximo objetivo es Ataliva, luego los 21km en menos de dos horas y finalmente Aldao.


Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...