No correr y cementerio de biromes

No estoy corriendo hace cuatro semanas, estoy de baja por problemas de cintura. Tengo que ir a mi traumatólogo y ver como logramos que esta carrocería vieja llegue a los 21 km y alcance el objetivo de 600km del año 2018.

Mientras tanto estuve estudiando, tratando de conocer más acerca de la hidratación, movilizado por los volúmenes de líquido de la dieta de un jugador de elite. Un tema puntual es aquel de que si el mate es o no una bebida que hidrata.

Que pregunta ¿No?

La verdad más verdadera es que el mate es una infusión diurética, no aporta a la hidratación y es una de las bebidas más proclives a propiciar la pérdida de Magnesio, según me dijo alguno por ahí. Hay que tomar más agua y menos mate, diantres.

---

Inclaudicablemte avanzamos al ritmo sonante de Laudato SI, tratando de utilizar de la mejor manera los recursos técnicos para escribir, para luego ir incluyendo los cadáveres en un grupo bien aherrojado que nos permite documentar el avance, la persistencia y la tozudez.

Cansado de la decepcionante Bic Negra, que no da lo que promete, fuerza la escritura y daña el túnel carpiano; nos movimos a una estilizada Faber Castel FinePen 0.4. Mientras duró fue muy buena, tanto como para escribir como para dibujar, el problema viene ahora cuando está feneciente.

Una microfibra muriendo puede seguir ofreciendo trazo irresoluto y grisáceo durante mucho tiempo y la regla dice que, si todavía puede trazar, entonces no es digna de ir al cementerio de biromes de la foto. ¿Qué hacemos? Yo, hasta que ustedes digan lo contrario, sacudo frenéticamente la fibra para obtener sus últimos trazos, pero me resigno a incluirla en el selecto grupo del deber cumplido.

Ahora pasamos al lápiz, que según cálculos de avance, debería durarnos unas 9 semanas y ofrecer nuevas facilidades para dibujar, aunque se está haciendo pequeño dentro de mis mal dimensionadas manos.

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...