Bolsonaro completo

Siguen los vertiginosos tiempos políticos que vivimos, con un impacto muy duro de la economía en nuestra supervivencia familiar. Lo aprovechamos para educarnos en la austeridad y para estudiar tantas cosas aocalípticas y notables que estamos observando.

Lo mejor en estos casos es ponerse en modo "no miro noticias" y aprovechar internet para explorar a fondo y con espíritu espiritual (¿existe eso?) alguno de los fenómenos que vemos pasar. Solo alguno de un modo muy puntual.

Con ese método y con mucha oración dejé pasar cuestiones super dupi como la inmigración en camino a Estados Unidos, la misa de los sindicatos en Luján, el sínodo de la Juventud, la izquierda moralista y la muerte de los medios, las intenciones del Papa acerca de la juventud de África, etc. etc. interminable.

Lo que si hice miestras escuchaba la interminable lista de música modernuda de ARP del año 2015, fue el tema de Bolsonaro, nuevo presidente de Brasil; y de un modo especial la vara moral que debe aplicarse a los gobernantes y sus ideas.



Ahora que ese demonio abominable fue elegido para dirigir el gran país del norte que fue nuestra casa durante un año -justo mientras ARP escuchaba estas músicas de más arriba- voy a acuñar una idea que a Eric Zemmour le gustaría mucho.

En resumen es esto de que no importa si un gobernante democrático es un sátrapa en su vida privada, toda vez que en el ejercicio del poder sea un sincero buscador del bien común, un activo brazo ejecutor de la solidaridad y un respetuoso observador de la dignidad intrinseca de la persona humana.

Que sea la DSIC transparente.

Y eso está al alcance de cualquiera, por más que en el pasado hayas insultado a minorías, amenazado a tu mujer, vivido una vida licenciosa, u otras miserias personales. Entiendo que pido un imposible, pero lo hago con el beneficio de distinguir el día de mañana la diferencia entre apetitos personales y ejercicio del poder, que es donde veo que muchos fallamos al analizar o criticar a Bolsonaro.

¿No es posible? ¿Puedo criticar a Napoleón por su vida de fe, reconocer que fue el artífice del cese de la persecución a la Iglesia y un brillante estratega, todo a la vez?.

Spoiler: Me encanta lo que provoca Bolsonaro.

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...