Y la misma voz, del arte provocativo se hace una pregunta

Algunas cortitas. Primero les cuento que leí “Y la misma voz” donde ustedes también deberían consumir una horita de su tiempo, porque trae cosas del silencio dignas de ponderar; porque también resume todas las coplitas del 2015, tan buenas ellas.

Pero sobre todo porque es un libro de Eduardo con dos poemas vocativos del Final, a ver si los encuentran. Además yo que tengo sensibilidad de las sierras en Pringles, me quedo atesorando Romancillo de una tarde, que vino directo a mi corazón.

---
Escuchando aquellas conferencias de Trapiello en me quedó profunda impresión acerca del personaje y su vida tormentosa, también el compromiso de –finalmente- leer Platero y Yo.

Encontré en Cuando Maritain se refirió a Castellani la idea brillante esa de que el Arte, si solo busca gustar, se prostituye; y de que no necesita provocar un estado afectivo. Revisemos todo el arte contemporáneo.

---
Por último, de la lectura de estos días del libro de Mirad..., y de escuchar el Evangelio de uno de estos días, con comentarios del Padre Aguilar, me traje este tema de las preguntas de Jesús.

Las preguntas de Jesús curan, lo hacen porque son camino a la verdad, no hay modo de ser indiferente y no plantearse una vuelta a lo original. La Verdad duele pero es don, las preguntas suelen ser el mejor camino.

¿Qué pregunta te deja el Evangelio de hoy? Esto vale para cualquier día del año y no vale dejarla sin respuesta.

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...