Una foto espectacular con Agustín, dos generaciones ovaladas

Este ha sido un año médico, nos atacan los inexorables años y vamos incorporando dolencias de todo tipo. La obra social empieza a tener sentido.

Tuve una lesión en el gemelo derecho por correr en caminos rurales con clazado ineficiente, 10 sesiones de fisioterapia fueron solución.
Tuve que ir al osteopata que me hizo unos movimientos de cadera para enderezar esta vetusta carcaza. También me dió unos ejercicios que me devolvieron mi cintura y me hicieron felíz.
Tuve una disartria o algo así, nada grave, pero implica resonancia y visita al neurólogo. Estamos en eso.
Después de años sin caer, este año tuve que faltar dos veces al trabajo por cuadros gripales con mucha fiebre, algo inédito.
El fin de semana me fuí con Rugby a Villa Generl Belgrano, me traje un color camarón regalo del sol y en una controvertida jugada del partido me saqué el hombro de lugar y me muevo ahora por la vida con un cabestrillo super coqueto.
También el rugby me regaló un tobillo en compota tratando de alcanzar a Pom que se iba directo al try (imposible).

Pero este rosario egoista solo tiene sentido para mostrarles una foto con el menor de los vástagos, foto espectacular, listos los dos para jugar nuestros partidos de rugby.


El color tinte en mi cabellera mermante era un aerosol colorante que nos aplicaban a traición.

Comentarios

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...