Construir un mundo mejor... ¿objetivo espiritual?

Ha sido motivo de mucha charla en estas vacaciones, nos encontramos muchas veces junto al fuego, absortos ante el single malt o al borde de la pileta coincidiendo en este diagnóstico sin solución: la Iglesia de hoy lucha denodadamente por construir un mundo mejor, por lograr que todos seaamos felices y los pobres acogidos.

Inclusive fue motivo de una homilia de un cura outsider y motivo de confesión para quienes pecamos de orgullo por este tema.

La cuestión es esta, se trata de construir un mundo mejor y lograr que en el recorrido la Palabra de Dios se encarne en la vida de los hombres. Este objetivo es mayoritariamente unánime por parte de los obispos de Argentina, se expresa con velada esperanza en la Oración por la Patria y es pasto diario de las alocuciones que hace el Papa Francisco, en entrevistas y en textos de todo calibre.

"Pienso que hoy el pecado se manifiesta con toda su fuerza de destrucción en las guerras, en las diversas formas de violencia y maltrato, en el abandono de los más frágiles. El precio lo pagan siempre los últimos, los indefensos"
La analogía simbólica está en la necesidad de hablarle al mundo (Qué renegó de su necesidad de salvación) como si el larguero de la cruz fuera más grande que su mástil; estamos dando vuelta la Cruz.

Nuestro pecado más grande está en no reconocer la necesidad de Salvación. Me viene eso al corazón cada vez que pienso en las largas charlas con MMz, donde nos batíamos a duelo con lógica, honestidad y tosudez; olvidamos los dos que necesitamos ser salvados y que la Salvación ordena nuestra naturaleza torcida.


Ilustremos con el Pórtico de la Gloria.

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...