Las cuentas del amor en la paternidad

Image hosted by Photobucket.com
Un poco tarde a tenor del día del padre, pero a tono con el cumpleaños del viejo (62 años no es nada), viene un comentario que surge de la lectura del libro "J'ai huit enfants" ("Tengo 8 hijos" de Jacques Pericard) que me pasó Amachi y que leo tranquilo, atesorando cada página.
La idea es esta: los padres nunca vamos a recibir de nuestros hijos compensación por todo el amor que les damos. No importa lo mucho que los querramos y tratemos de retener, esas pequeñas almas inmortales que Dios nos dió en comodato (sin opción a propiedad) están hechas para volar, y cuanto antes lo hagan (a pesar nuestro) mejor para ellos.
No hablo de sacrificios o de resignar un futuro de ahorro y de éxito profesional. No, me refiero a Amor que les damos. Ya se, el amor se presta mal a las cuentas , sino preguntenle a Dios, pero la realidad es que si hay cantidades, los hijos siempre estamos en deuda con los padres y a su vez tengan que entender lo injusto del balance.
Pero es ley de vida, lo que hoy no le dimos a nuestros padres, nuestros hijos se lo van a cobrar recibiendo a raudales un cariño y un amor que van a entender recién cuando ellos sean padres.
No se si aporta mucho consuelo para los padres que leen esto, pero si nos enseña a aceptar que nuestros hijos respondan como lo hicimos nosotros a nuestros padres.
En fin, un poco de paternidad, si esperaban leer algo inspirado entonces vayan a Aqui Estamos que tiene una serie de post excelentes y que está dando vuelta mi escepticismo acerca del mundo de los blogs y el contenido de calidad.

Comentarios