4 de mayo de 2006

Con la serenidad del caracol...

Dejo a vuestro criterio el siguiente texto que me pasó ROME. Son dos sacerdotes de Quilmes que viajaron a a Chiapas y ven en el objetivo de los esfuerzos indígenas un nuevo.. ¿paraíso?

Con la serenidad del caracol

Somos curas en la Diócesis de Quilmes, que participamos del Grupo “Curas en la Opción por los pobres”, una suerte de red que nos alimenta en la convicción evangélica de estar del lado de los pobres de la tierra y desde allí hacer pastoral y teología.

Acabamos de regresar de México donde hemos recorrido el territorio rebelde autónomo del estado de Chiapas, además de haber seguido con atención casi desde su aparición, los escritos y declaraciones del Ejército Zapatista de Liberación Nacional y en particular del subcomandante Marcos.

No está de más decir que el EZLN y el nombre genérico "zapatismo" es un englobante detrás del cual hay diferentes líneas de resistencia indígena, incluso con otros nombres. La experiencia zapatista no es un fenómeno de generación espontánea sino el resultado de años de negación de las raíces indígenas de México, donde el 15% del país es indígena en más de 60 pueblos distintos, pero el 60% están en Chiapas, y el colapso de la mortífera ecuación "riqueza natural-pobreza de la gente". Chiapas es el estado más rico de México, con una biosfera de 331.000 hectáreas, uranio, petróleo, el 30% del agua potable superficial del país; producen el 54% de la energía del país pero el 40% de Chiapas no tiene corriente eléctrica y el 60% está bajo la línea de pobreza.

Después de casi diez años de infructuosos diálogos con los gobiernos de turno, el movimiento de resistencia indígena decidió organizarse de modo autónomo, como le dictan sus raíces y ofreciendo al resto de la población de México la posibilidad de construir un mundo "donde quepan muchos mundos" a través de una organización autónoma, comunitaria e igualitaria en contraposición al modelo capitalista neoliberal que propone un mundo reducido, la ley de la selva (llámese "mercado"), y la riqueza de unos pocos contra la miseria y la injusticia para las mayorías. Evidentemente, la resistencia indígena a la imposición de un modelo de muerte es mucho más amplia que el subcomandante Marcos.

Nos ha resultado particularmente impactante, además de extraordinariamente consonante con la propuesta cristiana, la convicción con que defienden la posibilidad de construir una alternativa que sustituya a este modelo de mentira y depredación que se presenta como única alternativa viable. Con extrema pobreza y precariedad, construyen la autoridad como “mandar obedeciendo”, y la autonomía construida con la serenidad del Caracol, que va “lento pero avanza”. Los caracoles (verdaderas redes de resistencia y escuelas de gobierno) y las Juntas de Buen Gobierno son las cabezas de la coordinación de la autonomía. Desde allí están construyendo “entre lágrimas y canciones” como dice un salmo bíblico, su propio sistema de salud, su sistema educativo, y su sistema judicial que ya está comenzando a impartir justicia incluso a quienes no forman parte de los municipios autónomos que se lo solicitan.

Como en todos los procesos de lucha por causas justas y humanitarias, hay mártires. Los cristianos lo sabemos bien porque las iniciativas más profundamente cristianas siempre han sido fecundadas por la persecución y el martirio. En el movimiento de resistencia de Chiapas, el poblado de Acteal resulta un lugar lleno de significación: 49 personas fueron asesinadas por paramilitares en 1997 mientras rezaban en una ermita, en su mayoría mujeres y niños. Visitar el makunal (cementerio) donde los muertos cubiertos por un contrapiso de cemento, son el suelo donde los vivos pisan y siguen la lucha impulsados por la sangre de sus mártires a pesar del punzante dolor que los lleva a recordarlos todos los 22 de diciembre, es conmovedor.

Parte de esta guerra de desgaste es la falta de información y la desinformación. Hay una fuerte censura de la prensa mexicana e internacional frente al movimiento de resistencia zapatista. E incluso referencias despectivas a Marcos y la comandancia del EZLN apodándolos “guerrilleros” categoría que vendría a inhabilitar todas sus acciones. El EZLN comenzó la resistencia armada en 1994 y ésta duró 12 días. A partir de la primera tregua mediada por el Obispo de San Cristóbal de las Casas, Don Samuel Ruiz, nunca más hubo acciones armadas de parte de ellos. Y han declarado recientemente que jamás las habrá. Curiosa guerrilla esta.

A quien habría que apodar de "guerrilleros" es al ex presidente Ernesto Zedillo y al actual presidente Vicente Fox. A aquél porque pergeñó una estrategia de contrainsurgencia armada contra las poblaciones indígenas rebeldes a través de grupos guerrilleros paramilitares que asesinan, desaparecen personas, desplazan miles de familias de sus tierras por la violencia, torturan y son financiados y encubiertos, según dicen, por el Ejército Federal Mexicano y la clase política. Y a éste porque declara con cinismo que "el tema Chiapas está resuelto" mientras deja que decenas de grupos paramilitares sigan asesinando y sembrando violencia a pesar que -si mal no recordamos-, México es una democracia; en los últimos días, por ejemplo, el HSBC clausuró unilateralmente las cuentas de Enlace Civil, y la organización internacional de Derechos Humanos SíPaz recibió intimidaciones. Esto les da la plena razón a los rebeldes que buscan un modelo de mundo que promueva la vida: ¿para qué sirve un sistema que supuestamente está al servicio del pueblo pero protege a sus asesinos y les brinda impunidad?

Nos impactó también la visita al Centro de Derechos Humanos "Fray Bartolomé de las Casas" en la ciudad de San Cristóbal, que recibe anualmente cientos de denuncias de torturas, asesinatos y desapariciones forzadas realizadas en la más completa impunidad. Su tarea es titánica: luchan contra la injusticia y el sistema corrupto de la justicia mexicana. El mismo Don Samuel Ruiz, ya obispo emérito, preside este centro poniéndose a la cabeza de la búsqueda de justicia y libertad. La Iglesia Católica, en San Cristóbal, es un soporte de contención de la resistencia, y en general así lo sienten los miembros del EZLN que afirman que han nacido “de la palabra de Dios”. Todavía resuena en nuestros oídos la palabra del miembro de la Junta de Buen Gobierno de Oventik a nuestra pregunta: “-ustedes, ¿de dónde sacan fuerzas para resistir tanta presión e indiferencia?”. “-De Nuestro Señor Jesucristo”, fue su breve y clara respuesta.

La autonomía construida en territorio chiapaneco es ofrecida a todo el pueblo mexicano estado por estado para que otros sectores se sumen a la construcción de este mundo más justo y humano. Eso es lo que ellos llaman "La otra campaña" que se desarrolla en estos momentos, y que no tiene nada que ver con la campaña electoral previa a las elecciones presidenciales del 2 de Julio. En el tiempo pre-electoral se propicia el ya clásico mesianismo de los candidatos que todo lo saben y todo resolverán si los votan. Por eso “otra”, ya que nadie nos dará nada que nosotros no procuremos. La solución viene “de abajo y a la izquierda”, afirman.

Decir que a Marcos se le ocurrió la idea de recorrer el país a partir de haber visto una película sobre el Che Guevara (como se ha publicado en un diario de Buenos Aires en estos días, sin que se nos aclare en qué cine de la selva lacandona la vio) es subestimar la capacidad transformadora de este movimiento de resistencia pacífica que, a pesar de la extrema pobreza en que viven y luchan, ofrecen unas de las pocas alternativas a la construcción de un mundo en el que se pueda respirar. Esa es la palabra: subestimar. Es lo que hace el blanco occidental frente a estos "indígenas con hondera". Es lo que se viene haciendo desde la conquista hasta acá: subestimarlos. Es lo que hace el periodismo cómplice: subestimarlos y seguir despareciéndolos.

Los zapatistas suelen decir que ellos no quieren que los sigan; ellos quieren ser espejo donde se miren los pueblos de América Latina y vean como se ven y cómo tienen que construir sus propias alternativas. Nos preguntamos si, como en Chiapas, nuestras bases cristianas y sus pastores no tendríamos que agregarle a la ya tradicional solidaridad con los pobres de tantos cristianos, la construcción de redes de resistencia donde busquemos generar otra alternativa que no produzca miseria y muerte como este modelo capitalista neoliberal (aunque muchos Obispos, Sacerdotes y fieles cristianos se resistan a llamarlo públicamente así) y reinstalar una palabra desaparecida de nuestro discurso católico público y que es casi una obsesión de los libros proféticos de la Biblia: injusticia. Sin justicia no habrá paz. Y este modelo que nos imponen ya se ha visto que no busca generar justicia sino desigualdad e impunidad para que nadie les estorbe. Eso nos enseñaron estos indígenas, hermanos y maestros.
A mi criterio el asunto es demasiado político y sospechoso como para ser evangélico. Pero más informados que yo al respecto se cuentan por multitudes.

23 comentarios:

  1. Demasiada experiencia teneis en Hispanoamérica de movimientos izquierdistas que se camuflaban de cristianos cuando les convenía para acabar siendo los más feroces marxistas opresores del "pueblo" al que dicen defender.

    Todavía tengo por algún sitio unas fotos de Fidel Castro en Sierra Maestra luciendo un prominente crucifijo en el pecho.

    Para esta gente de la izquierda la mentira es una forma legítima de actuación, y hasta que esto no se nos meta bien metido en la cabeza no entenderemos nada.

    Lo siento por los frailes que sin duda actuarán de buena fe. Pero su buena fe los convertirá en los útiles compañeros de viaje que serán dejados de lado en el momento que no sean necesarios. Como ha pasado siempre.

    ResponderEliminar
  2. La declaración de los Sacerdotes es metirosa (en parte, como toda mentira) y los lleva a hacer una opción equivocada.
    La verdadero opción de la Iglesia no es por los pobres.
    Es por los pecadores, para que sean santos, sean ricos o pobres.

    ResponderEliminar
  3. No voy a entrar en polemica por el tema en cuestion del articulo que le envie a
    Xavier, aunque para mi sí es evangelica cualquier lucha de un oprimido, hablo de
    cualquier tipo de opresion.
    Respecto a lo que dice Cruz y Fierro, a quien respeto muchisimo por las cosas
    que leo a veces en su blog, no comparto su punto de vista respecto de lo que
    hacen los frailes. Conozco la obra de Marilo, ya que concurro a la casa de
    jovenes asiduamente. Si bien existe un carisma especial propio de los
    franciscanos (que puede gustar o no), no existe ningun tipo de contradiccion en
    la doctrina que ellos enseñan. menos que menos me parece que sea una doctrina
    nefasta. Lo digo con conocimiento de causa.
    Saludos a todos,
    Rome

    ResponderEliminar
  4. Rome, Cuando dices que no hay ningún tipo de contradicción ¿te refieres a contradicción dentro de lo que enseñan o a contradicción con la doctrina de la Iglesia?.

    Jose Luis- Me parece que no se puede explicar más claro.

    ResponderEliminar
  5. TRES CLASES DE CRISTIANOS.

    Hay en la Iglesia de hoy, tres clases de cristianos:

    - Unos pocos –los papas, algunos pastores y fieles, ciertos grupos laicales, muy pocos centros académicos, escasas editoriales y librerías- constituyen una minoría profética que señala con firmeza el camino de la fe católica. Son pocos y desamparados. Se estrellan contra una muralla que parece hoy por hoy inexpugnable. Pero no ceden en su empeño.

    - Otros hay en contra, más en número, bastante ruidosos y mundanizados, con la mayoría de las editoriales, revistas y centros académicos a su alcance, y con el aplauso de grandes fuerzas mundanas, que menosprecian o que incluso desprestigian la buena doctrina, y que aconsejan en cambio, pactar con el mundo siquiera como mal menor. Son los que protestan con energía -incluso en formas públicas colectivas, «recogiendo firmas», en los «medios masivos» de (des)información- cuando el Magisterio comete la osadía de predicar la verdad y de denunciar los errores y pecados que la profanan.

    - Por último, una mayoría de pastores y laicos no se compromete abiertamente en la lucha, no toma posiciones claras, se mantiene discretamente a distancia de los temas espinosos; quizá enseña la verdad, pero sin rechazar los errores, pues prefiere mantenerse en una actitud «abierta». Estos hombres ponderados se estiman a sí mismos como «de centro», y consideran, eso sí, de «extrema derecha» a quienes no sólo enseñan la doctrina de la Iglesia, sino que impugnan a los que la niegan o la ponen en duda.

    Ésta es la situación actual de la Iglesia. No parece excesivamente alentadora. Pero podemos estar ciertos de que, una vez más, con tiempo y mucha cruz, el Espíritu de Cristo santificará en la verdad al pueblo cristiano. La Iglesia Católica es «columna y fundamento de la verdad» (1Tim 3,15), y los errores en ella no pueden arraigar. Los del segundo grupo, grupo ruidoso y mundanizado, acabarán muriéndose y callándose, y cada vez será más improbable que sus descendientes -si los tienen- permanezcan en la Iglesia Católica; pero la voz de Pedro, y de quienes están en plena comunión con él, seguirá enseñando la verdad en el nombre de Cristo. Más aún, la doctrina de la Iglesia, al verse tan impugnada, se afirmará en proclamaciones públicas cada vez más enérgicas y apremiantes. Y esto producirá, como siempre, dos efectos contrarios. Unos creerán y se convertirán. Otros se cerrarán en su incredulidad y abandonarán la Iglesia. Y ambas cosas, aunque de modos muy diversos, serán providenciales.

    ResponderEliminar
  6. Creo que no tiene mucho sentido discutir de los frailes, a quienes conozco y se
    que hacen las cosas mas que bien. Y menos empezar a hablar de personas concretas
    con nombre y apellido.
    Lo que quiero aclarar es que la lista intuir, de donde me vino el articulo, no
    necesariamente tiene que ver con los frailes.
    De hecho el articulo de Chiapas lo escribieron dos sacerdotes diocesanos de
    Quilmes que no son frailes franciscanos, asi que no se porque se relaciono el
    articulo en si directamente con los frailes.
    Saludos a todos,

    ResponderEliminar
  7. Para Mac_123: Muy bueno lo tuyo...me haces acordar al pasaje evangelico del
    fariseo y el publicano....¿te acordas? si, el fariseo estaba adelante de todo
    (primer grupo) creyendose tener la verdad y rasgandose las vestiduras por no ser
    como "aquel publicano".

    Por favor:
    Menos posturas extremistas y mas evangelio
    Menos condena y mas evangelio
    Menos intransigencia y mas evangelio
    Menos "catolicos buenos como yo y malos como esos"... y mas evangelio
    Menos "ya se van a ir de La iglesia y sera providencial"...y un poquito mas de
    humildad...

    Nada mas.
    Sds,
    Rome

    ResponderEliminar
  8. ROME- Me he quedado con la intriga de saber a que te referías con "coherencia". De verdad que me gustaría saberlo.

    ResponderEliminar
  9. Para ROME:

    Muy bueno lo tuyo... me hacés acordar al pasaje evangélico de Herodes... ¿te acordás?
    si, Herodes que le preguntaba a Cristo "qué es la verdad" cuando tenía a la Verdad Encarnada delante de sus ojos.

    Por favor:
    Menos subjetivismo y más Evangelio
    Menos relativismo y más Evangelio
    Menos psicología de café y más Evangelio
    Menos transigencia con el pecado, más misericordia con los pecadores, y mucho amor al Magisterio cuando comete la osadía de predicar la verdad y de denunciar los errores y pecados que la profanan
    Menos "teología de la liberación y más catolicismo auténtico"
    Menos "servirse de la Iglesia y más comunión con Pedro"... y un poquito menos de falsa humildad, porque la auténtica nos exige "andar en verdad" como decía Santa Teresa.

    Nada más.

    Sds.

    MAC.

    ResponderEliminar
  10. En estas discusiones veo lo que en tantas de conocidos y amigos.

    Hay formas de ser y esas hacen que nos guste poner el acento en lo que nosotros pensamos que hay que reforzar.

    Pero quien reclama firme declaración de la doctrina no está pidiendo posturas extremistas (o no debería). Así como quien pide tener en cuenta el sufrimiento del pecador no pide "relativismo" (o no debería). (Por citar dos ejemplos).

    Ganaríamos mucho si no nos dejáramos llevar por el hecho de "quién dijo algo" sino que analizáramos "qué es lo que dijo".

    Buscando, si no son claras las palabras, esclarecerlas juntos.

    Creo que esclareciendo los términos evitaríamos el 50% de las discusiones.

    (En este mismo comentario, por escribir rápido, no he planteado antagonismos claros. Espero que algo se haya entendido).

    Y sé que mi debilidad es querer que no haya tantas discusiones. Pero bueno, a veces las hay y quizás sea bueno, en cierta forma, que las haya.

    ResponderEliminar
  11. Bueno Juan Ignacio, hablando de quien dijo que, me parece que mac_123 no demuestra precisamente un profundo conocimiento del Evangelio cuando dice que el "qui est veritas?" lo pregunto Herodes, cuando fue Pilatos.

    Por lo demás resulta algo pretencioso arrogarse la encarnación de la Verdad cuando eso solo corresponde a Nuestro Señor Jesucristo.

    Sigo bastante intrigado con lo de la coherencia. Agradecería bastante una respuesta.

    ResponderEliminar
  12. Aclaro que no estoy defendiendo las ideas de nadie. Planteé, con el ejemplo de posibles errores de ambos discutidores (Rome y Mac), una idea.

    Con todo respeto, ¿no? Yo también suelo caer en esos errores.

    No estoy defendiendo las ideas de nadie porque no conozco el tema.

    Me pareció, nada más, que la discusión ya había superado las ideas para pasar a algo muy pasional con poca perspectiva de provecho.

    ResponderEliminar
  13. Pensaba en Pilatos y escribí Herodes. ¡Qué acto fallido!

    Me estoy poniendo viejo...

    La confusión vino porque ambos personajes coinciden en su desprecio por la verdad. Herodes no soporta que Juan el Bautista le diga la verdad sobre su vida (Mt. 14, 4) y Pilatos opta por la indiferencia ante Cristo (Jn. 18, 38). Por eso ambos hicieron una alianza (Hch. 4, 27) contra Jesús.

    MAC.

    ResponderEliminar
  14. Embajador:

    Lejos de creerme encarnación de la verdad, procuro ser discípulo de la Verdad Encarnada. Mi punto es que la humildad del relativista es falsa humildad.

    Slds.

    MAC.

    ResponderEliminar
  15. Mac- Perdona si he sido un poco descarnado en mi comentario. Errores los cometemos todos y yo el primero.

    Me quedo con la duda de saber que quiere decir eso de "la humildad del relativista".

    Y por supuesto todavía me queda la duda sobre la "coherencia".

    ResponderEliminar
  16. LA FALSA HUMILDAD DEL RELATIVISTA.

    «...hay una falsa humildad. Esto es muy importante. Esta falsa humildad es la que da sentido al relativismo. Estamos en una época en la cual se saca el relativismo a troche o moche, en cualquier hora y para cualquier efecto. El relativismo es una forma de subjetivismo. El relativismo puede darnos la impresión de ser una forma de humildad, pues consiste en decir: yo, mire Ud, no creo conocer verdades absolutas; yo no tengo más que verdades relativas, lo que es verdad para mí, pero yo no pretendo que sea verdad para otros. A lo mejor para otros la verdad es otra cosa completamente distinta... Hay que salir rotundamente y sin ambages frente al relativismo, al relativismo de todo tipo, al relativismo moral y al epistemológico en general. La verdad, o es absoluta o no es verdad: así de contundente. Si no, es opinión, que es distinto...

    ¿Es humildad ese relativismo? No es humildad. Más bien es soberbia, porque la relativización de la verdad al sujeto encierra al sujeto en sí mismo, le priva de la apertura a lo que él mismo no es, le pone en función en definitiva de sí. Si yo sólo conozco en realidad lo que no pasa de ser un mero producto mío, y eso es lo que ocurre en definitiva con la verdad relativa a la subjetividad, entonces yo no salgo de mí...» (Antonio Millán Puelles).

    ResponderEliminar
  17. Muy de acuerdo con Millán Puelles.
    Creo que hay que partir de una base: El cristianismo es incompatible con cualquier ideología de tipo marxista o derivadas, incluída la teología de la liberación. Sin eso nunca vamos a estar de acuerdo.

    ResponderEliminar
  18. Interesante lo de la falsa humildad del relativista...

    ResponderEliminar
  19. La «teología de la liberación» es «humo de Satanás» (Pablo VI).

    Para esta pseudo-teología, virtud de la fe se reemplaza por una opinión, que aspira simplemente a ser respetada en el mercado de las opiniones. La esperanza, se sustituye por la espera en la utopía de un paraíso socialista igualitario. Y la caridad, se deja de lado por una solidaridad basada en el resentimiento social o en la codicia. La teología católica, tradicional y evangélica, es arrinconada para dejar paso a una «teología de la liberación», que no es liberación del pecado para conseguir la vida eterna, sino una supuesta liberación de las opresiones económicas, de la marginación social, de los tabúes morales, para el logro, en el tiempo y aquí en la tierra, de una felicidad terrestre a la que llaman «reino». Y para lograr ese «reino» socialista se pretenden sacrificar los «derechos fundamentales de la persona humana».

    ResponderEliminar
  20. Mac- Muchas gracias por el magnífico texto. Lástima que ROME no sea tan "eficiente".

    ResponderEliminar
  21. Pasa que ROME no puede dejar comentarios, lo hace a través de mi asistencia y no ando con mucho tiempo

    ResponderEliminar
  22. Pekermandelorteesargentino5/15/2006 05:06:00 p.m.

    Hay mucha gente buena trabajando con buenas intenciones en la Iglesia. Debería alcanzarnos.

    ResponderEliminar
  23. A pedido de los interesados saqué algunos comentarios de este post.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...